02 abril 2024

Él tenía 8 años, sus amigos 80! : )









 


"Yo soy yo, y mis circunstancias"


Esta frase que se ha convertido en todo un referente de 

nuestro insigne ensayista y filósofo, Ortega y Gasset.

Ni es así, ni sólo eso. A este autor se le ha leído

mal y se le ha interpretado, aun peor.

Él y Maquivelo deberían interponer un

  recurso de queja contra el mundo ; ) 

La frase real y completa dice: 



" Yo soy yo, y mi circunstancia,

y si no la salvo a ella, no me salvo a mi "


Meditaciones del Quijote

- José Ortega y Gasset -








   Él en su día, 

   se refería a que nos condiciona 

  la circunstancia, en su caso, España,

   genéricamente -los nuestros- 

  O los salvamos a ellos,

   o nosotros, 

   no nos salvaremos. 



    Estaba pensando en esto, al reanudarse la controversia surgida en torno al trato que se les dio a los ancianos de las residencias durante la pandemia, eligiendo quienes se hospitalizaban y quienes, no. ¿Imprescindible en aquellas circunstancias? ¿...? Fueron muchísimos los fallecidos. Hospitalizados y no. Recuerdo que entonces me pregunté qué haría yo de haber tenido a mi madre en una residencia. Afortunadamente, dos años antes de aquello -vivía sola- me la traje a casa y desde entonces vive conmigo. 

    Posiblemente suene horrible, pero también recuerdo que entonces, me pareció de una tremenda hipocresía reclamar atención para ellos, porque "se morían por el cobid", cuando la inmensa mayoría hasta entonces, vivían olvidados de sus familias. No digo todos, pero muchos sí. Me recordó a esos padres que pasan de sus hijos, pero van hechos unas fieras a bronquear al profesor, cuando los expulsan de clase por mal comportamiento. ¿Por qué recordarlos "sólo" cuando se nos morían? De pronto, todos nos echamos las manos a la cabeza ¿y hasta enonces? y...¿Ahora?. Sólo valoramos algo, cuando estamos a punto de perderlo o lo hemos perdido. Algo que jamás comprenderé.

   No pretendo juzgar, no soy nadie para hacerlo, pero pienso que debió ser terrible sumar a la pérdida de unos padres o abuelos, el enorme sentimiento de culpa, al pensar que quizá hubieran podido salvarse de estar en casa, con sus familias y sobre todo, sin siquiera poder despedirse. Fueron momentos terribles aquellos y aun más, pensar que no hemos aprendido nada. Nunca conseguimos aprender nada del pasado... No me digáis que no somos unos ¡zoquetes incorregibles! ; )


   Todo esto me ha venido a la cabeza porque, por pura casualidad, leí una historia que desconocía y me pareció, absolutamente entrañable. Os la cuento porque me dejó con la boca abierta...





  Fianles de los 70. Un niño de 6 años y su familia se trasladan a "las montañas basurero" de Bucaramanga, en el distrito de Santander de Colombia, huyendo de las guerrillas del narcotráfico que asolaban el campo. CARLOS AUGUSTO, seguro que lo conoce, creo que es, de ese Santander ; ) 

  Allí, con cartones, latas y lo que encontraron, construyeron "su ranchito". Poco tiempo después, también se trasladó a vivir con ellos su abuelo de 87 años, enfermo de cáncer. Como el ambiente que les rodeaba era extremadamente peligroso -droga, prostitución y pandilleros armados- para evitar el contacto con ese ambiente, su madre encargó a ALBEIRO -que es como se llamaba aquel niño- el cuidado de su abuelo. Le preparaba el café en la mañana, le enseñaba los números, las vocales, le contaba sus cosas y escuchaba sus historias hasta convertirse en su gran amigo allí. Falleció poco tiempo después. Al verse solo, necesitó buscar a alguien y así, se acercó a una abuelita vecina, pero mejor os lo cuenta él...


«...Llegué a la casa de una abuelita de ciento y pico de años. Fui a saludarle, a buscar su amistad y me di cuenta de que la abuelita tenía la boca llena de colillas de cigarrillos, cuenta ALBEIRO. Recuerdo que la regañé y le dije: - Abuelita ¡no sea puerca! ¿no ve que eso le va a hacer daño? Entonces ella, con lágrimas en los ojos, me dijo: -Tengo mucha hambre, no he comido nada hoy, así lo olvido. Corrí a robarle un pan a mi mamá, a robarle, porque sabía que mi mamá tenía muchas dificultades para dar de comer a 8 hijos. Se lo llevé a la abuela y me dice: -No puedo comerlo, no tengo dientes para masticar. Cogí un poquito de agua y le di pan con agua. Tengo el momento grabado. Creo que ese ha sido el éxito de mi vida, si hay una idea en mi mente, me la maquino. Fue así que para cuando yo tenía 8 años, ya tenía unos 20 amigos de entre 70, 80 y 90 años. Recuerda ALBEIRO. A veces los abuelitos me reclamaban -A ver, niño Albeiro, ayer no vino y me lo quedé esperando. Me di cuenta que todo aquello era demasiado para mi. Fue entonces cuando decidí formar mi primera Junta Directiva ...»


   Su solución consistió en reclutar a niños de su escuela para que lo ayudaran. Gestionando además de la ayuda material a los abuelos, toda la contabilidad que llevaba en unas libretas apuntando todos los donativos que con el tiempo le fueron entregando. 

   Más de 40 años después, con algunos de aquellos niños, ALBEIRO VARGAS sigue en la tarea. Hoy dirige una fundación llamada "ALBEIRO VARGAS y los ángeles custodios" que ayuda a más de 500 ancianos vulnerables allí, en las faldas de la montaña basurero, de Bucaramanga. Siempre hay gente especial, no está todo perdido ; ) 





La BBC comenzó a hacer este documental 
en 1984. Verlo a él sólo unos minutos 
en plena faena, sobra para
entenderlo todo...












Ya estáis tardando en correr 
a abrazar a los vuestros.
Si están lejos...  
¿ Qué tal esa llamada que 
hace tanto no haces ?












106 comentarios:

  1. Una historia tan hermosa que parece increíble, la madre de mi yerno que es de Colombia, hace un tiempo nos la contó, pero no es lo mismo que como la cuentas tú y además ver el video. Si alguien se merece el cielo este es Albeiro Vargas, Aunque quizás ya viva en él. Gracias por este regalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ocurrió igual cuando leí su historia FRANCESC ¿ cómo puede un niño tan pequeño, manejarse con tanta naturalidad en las situaciones más terribles, resolver y comportarse mejor que casi todos los adultos que conozco y creo que conocemos casi todos? Vi el documental y me quedé absolutamente alucinada, resolvió más problemas ese niño, ahí sin nada, que muchas de las administraciones que tenemos con infinitamente más medios. La vida demuestra una y otra vez que es totalmente cierto eso de que querer es poder. Si no estuviera grabado nadie se creería una historia como esta y que además, que haya dedicado toda su vida a ayudar a la gente mayor… sí, tienes razón, merece el cielo y merece que se le de toda la difusión posible a su obra, para un santo que nos sale de verdad, aprovechémoslo, a ver si nos contagiamos algo el resto : ) Gracias a ti, un abrazo muy fuerte!

      Eliminar
  2. Si no somos capaces de valorar lo que tenemos más cerca, dificilmente lo haremos con aquello que nos es ajeno. Amabas cosas van de la mano y las demostraciones de amor nunca sobran.

    Besos dulces María y dulce mes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no DULCE, tristemente no sucede en demasiadas ocasiones, por eso debemos pensar, que si queremos de verdad que cambien las cosas, debemos empezar desde nosotros mismos y nuestro entorno, es ahí donde empiezan todos los cambios y para prueba la de este niño. Si el pudo hacer todo lo que hizo ¿ cómo no vamos a poder los demás? Si no somos capaces de asumir nuestras propias responsabilidades con los nuestros ¿ cómo vamos a exigir a los demás que cumplan con las suyas? incluidos gobiernos y administraciones… Otro beso grande de vuelta para ti, mil gracias DULCE!

      Eliminar
  3. Encomiable labor, la de dar asistencia a estos seres abandonados a su mala suerte.
    Al final ha de ser esa buena gente que, de forma anónima, empieza a hacer algo y consigue animar a otros para vencer a la apatía oficial.
    Gracias por traerlo a colación.
    Un beso, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto ALFRED, sobre todo porque era sólo un niño, sin nada él y aun así, hizo todo lo que hizo. Tienes razón, son estos anónimos extraordinarios los que cambian el mundo, en silencio, sin que nadie se entere y por eso pienso que cuanto más se conozca su historia, no sólo resulta absolutamente motivador y nos llena de esperanza, es que, tal cual comentas, quizá otros sigan su ejemplo. La apatía oficial, es un reflejo de la apatía social. A mi desde luego me ha dejado absolutamente alucinada, por eso esta entrada. Muchas gracias, un beso grande ALFRED!

      Eliminar
  4. Este es un tema que me pone muy, muy triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento RICARD. A mi saber que existen personas como ALBEIRO me puso muy contenta. La vejez y la muerte son dos realidades ineludibles, lo que hacemos con los nuestros mientras tenemos oportunidad de hacer algo por ellos, cuando aun están con nosotros, es lo único que nos puede consolar cuando se vayan. Irnos, antes o después, nos vamos a ir todos. Tú estuviste al lado de los tuyos, así que eso tiene que reconfortarte, sólo podemos hacer algo, cuando aun podemos y tú lo hiciste, eso es lo único que importa.

      Eliminar
  5. Me has emocionado con esta entrada... Gracias por compartir este caso maravilloso. Cosas así nos devuelven la fe en el ser humano. El chico ya mostraba, no sólo su alma bondadosa, sino su necesidad de cambiar las cosas, su voluntad de acción, y lo demuestra el haber llevado adelante su fundación manteniéndolo a lo largo de su vida. Seres ejemplares. Veré el documental completo con subtítulos, vale la pena ver a ese pequeño ángel repartiendo felicidad. Qué inspirador...
    Estupenda tu introducción y las fotografías formidables, muy artísticas.
    Un abrazo gigante con toda la alegría exultante de mi primavera azul!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida MAITE/VOLARELA/BOLBORETA me alegro que compartáis lo emocionante de esta historia, siendo tan sensible como eres, es imposible que no te emocionara, a mi me dejó absolutamente derretida : ) Estamos rodeados de tanta amargura, desaliento y oscuridad que descubrir que además de todo eso existen personajes como ALBEIRO te llena de alegría y esperanza, por eso lo he compartido con vosotros. Nuestras vidas siempre son tan complicadas y carentes de ese tiempo y dedicación a los demás, incluso siendo de nuestras propias familias, que ver que alguien sin nada, que además es un niño, hizo todo lo que hizo este, sin duda, como tú dices resulta de lo más motivador. Las cosas no se cambian desde arriba, se cambian poquito a poco desde abajo, desde lo que cada uno puede hacer en su entorno. Si él sin nada, pudo hacer todo lo que hizo, los demás no tenemos ninguna disculpa para no arrimar el hombro en la medida en que cada uno pueda. Hay que protestar contra las injusticias, sin duda, pero creo que aun es más importante hacer lo que nos toca y aprender de los que como este niño ha sido capaz de hacer siendo sólo un niño, sin absolutamente nada… Otro abrazo súper gigante de vuelta para ti, mi querida primavera Arcoíris : )

      Eliminar
  6. Me has hecho emocionarme. La vida es dura y cruel, y es hermoso que haya gente así, pero no dejan de ser la excepción. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, es imposible no emocionarse con una historia como la de este niño JOAQUÍN y sí, es tan excepcional que por eso hablamos de ello. Que una abuelo cuide de su nieto es lo habitual, que un niño, cuide de su abuelo y de todos los del barrio, sin tener nada demás es algo extraordinario ; ) Otro abrazo de vuelta pata ti ¿un poco más animado ya? Ojalá sí, muuuucho ánimo!!!

      Eliminar
  7. Tu emotiva entrada pone de manifiesto la sensibilidad entrañable que te caracteriza, María.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias LUIS ANTONIO, por eso lo apreciáis también vosotros, tenemos todos la misma sensibilidad, es algo que creo que nos une a casi todos aquí en los bloggs y además, por eso es tan bonito descubrir a estos personajes que existen y son reales, el ser humano es capaz de lo mejor y lo peor, ver que un simple niño fue capaz de tanto nos devuelve la esperanza en el ser humano, otro abrazo fuerte de vuelta para ti!

      Eliminar
  8. A mí hay dos historias que me tocan de lleno la fibra, María, me llevan a las simas de las frágiles derrotas, y con ellas, ese caparazón de hombre bregado se derrumba. Provienen curiosamente de Colombia y una la has contado con suma delicadeza, la has sugerido con el amor que nos produce la entrega de Albeiro Vargas con los más débiles. En una sociedad tan materialista, esos retozos de alegrí nos muestran que lo puedes tener todo,entregándote a ti mismo, que es lo más valioso que tienes.

    Hay otra, no sé por qué pero las asocio, que fue la tragedia de Omayra Sánchez por el aluvión de lodo que expulsó el volcán del Nevado del Ruiz, y atrapó a aquella joven con unas ganas proverbiales de vivir. Recuerdo que volvíamos del colegio, tendría unos diez años, ávidos por tener la noticia de un milagro y que la niña fuese rescatada. Sabemos el final, como esos versos de Miguel Hernández:"Llegó con tres heridas:
    la del amor,la de la muerte,la de la vida."Omayra en sus trece años quizá conociese el sabor acre de las tres heridas, pero de lo que no me cabe ninguna duda es que murió rebosante de vida. También con la certeza de que existen los ángeles, nos lo han demostrado los Albeiro, Omayra....Un abrazo y cuídate,gran María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues verás SERGIO, a noche no pude comentaros nada porque la verdad, no recordaba nada de la historia de Omayra Sánchez, que tú has recordado, bueno sí, un poquito ligeramente, me dio por buscarla y al leer todos los detalles de su historia me entró una llorera que no pude volver a abrir esta entrada. A veces, la empatía es una enfermedad y en mi caso creo que es un poco así. No sirve de nada sufrir por alguien que ya no está, a quien además tu sufrimiento no puede aliviar en nada el suyo, pero a veces es inevitable contagiarte, por eso me alegró tanto conocer la historia de ALBEIRO. Saber que existe gente así nos devuelve la esperanza en el ser humano, sobre todo en estos tiempo tan oscuros en le que parece nos rodea el mal y la miseria humana por todas partes. Es como una bocanada de oxígeno cuando parece que te ahogas. Por otra parte fíjate, creí que tú o MIGUEL, que sé os gusta mucho la filosofía os ibais a ir por el tema de Ortega y Gasset. Uno de nuestros más grandes pensadores que sin embargo pocos han entendido, tachándolo de clasista y preocupado por las meras apariencias, cuando nada más lejos. Precisamente en esta pequeña obrita, que es de las pocas cosas que he leído de él, se dibuja como un hombre extremadamente profundo, sensible, inteligentísimo, sabio y no se cuantas cosas más decir, pero lo que más me sorprendió, que amaba España como concepto, como pueblo, analizando su esencia, reconociendo sus carencias y sus méritos, como cuando alguien habla de alguien muy querido sin perder la objetividad, algo tremendamente difícil, me gustó muchísimo este libro y sobre todo, me di cuenta lo mal que se le había leído y lo poco que se le ha entendido, como al pobre MAQUIAVELO, otro al que le han colgado un sambenito absolutamente inmerecido, porque en El Príncipe, lejos de dibujar esas maquinaciones insidiosas que se le adjudican, como Gasset, lo que escribió fue un libro lleno de amor, él hacia su príncipe Médici, que no sé si merecería todo ese amor jajaja y Ortega y Gasset hacia este país nuestro, tan vilipendiado y despachurrado como anda ; ) Otro abrazo muy fuerte de vuelta para ti, gracias y sí.. yo tb creo que existen los ángeles!

      Eliminar
    2. Me estaba metiendo filosofía en vena, abriendo las páginas veteadas del amarillo de la lignina de un viejo ejemplar de Kierkegaard, en el que a partir del pasaje bíblico del sacrificio y el silencio de Abraham por lo que le esperaba en Moriah... cómo a partir de este hecho deconstruye la fe y la razón. Y me diste con tu florete emocional en toda la fibra sensible. Ésas historias, no sé por qué o sí, me producen una gran empatía que no puedo controlar. En el fondo, soy un sentimental. Creo que a Albeiro Vargas llegué a través de Vázquez Figueroa, en una entrevista en la que hablaba de una infancia que se ve abocada al crimen en ciudades sudamericanas. Y como en esas esferas de radical pobreza también podía surgir la esperanza con ejemplos como el de Albeiro. Pensaba que Sicario era una novela más antigua. La engañosa memoria. Un abrazo. De verdad que leerte estas historias tan emocionales y que nos reconcilian con el ser humano, son como un remanso de pa,gran María.

      Eliminar
    3. Vaaaya, si estás leyendo nada menos que a Kierkegaard con sus angustias, ansiedades y pavores varios deconstruyendo la fe y la razón a partir del dilema en el que colocó Dios al pobre Abraham, no te molesto más, que ya bastante farragosos es eso, como para despistarte con estas historias sentimentales y blandengues mías jaja la verdad es que no pareces un sentimental, o sí, pero muy sui géneris, de hecho me has descolocaste totalmente con tu recuerdo de la pobre Omayra cuya historia me dejó tocadísima cuando la recordé por tu culpa y tu grandísima culpa jajaja : ) Creo que la historia de LABEIRO tiene muchísimo más valor si cabe precisamente por donde vive este niño, rodeado de todo lo peor y mira tú donde va a nacer un ángel, los caminos del Sr. son inescrutables: ) Con esta entrada intentaba precisamente que todos nos reconciliáramos un poco con el ser humano a la vista de los ejemplos tan deplorables que nos rodean, en fin, mil gracias por estos ratitos que me dedicas entre tan enjundiosas lecturas tuyas, otro abrazo fuerte! y feliz resto de semana : )

      Eliminar
  9. hola maría! el año 2020 fue horrible, todavía arrastramos las consecuencias de la pandemia. recordaba cosas del primer mes y medio de ese año, antes de que nos encerraran, como si pertenecieran a otra vida anterior. y no hablemos del tema de los ancianos. suelo 'el intermedio' a trozos por los vídeos que suben, y con algunas entrevistas a personas afectadas por el tema residencias, pensaba "no lo voy a poder ver, me va a remover demasiado".
    sí, a los filósofos a veces se les conoce por frases famosas sacadas de contexto. en filosofía de cou, lo que estudiábamos de cada autor era un compendio de pequeños extractos de todos sus libros, pero eso ya era más que una frase mal citada.
    la historia de esas personas que huyen de las guerrillas en colombia es muy esperanzadora. demuestra que la necesidad despierta el ingenio y también el compañerismo. en situaciones difíciles no se puede caminar solo, hay que unirse.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda CHEMA, pero sólo arrastramos la parte negativa de todo aquello, el miedo, la desconfianza. Toda aquella corriente de solidaridad que se despertó, encargándose de llevarle la compra a los ancianos a casa, estar pendientes de ellos, colaborar entre todos a que aquellos tiempos complicados fueran menos gravosos, se nos olvidó. Esa es la pena. Solemos funcionar muy bien en medio de las tragedias, pero cuando pasan, también se nos pasan a todos esos buenos sentimientos que se nos despiertan en medio de ellas. El tema de las residencias fue terrible, sin duda. Lo que yo me preguntaba entonces era ¿ cómo dejan a sus padres y abuelos allí? Ya digo, no sé lo que hubiera hecho, porque es muy fácil hablar sin estar en las circunstancias de los demás, pero yo creo que no hubiera sido capaz de dejar a mi madre allí en esas circunstancias, ni a ella ni a nadie a quien quiera. Pero ya digo, no lo sé. Yo misma viví una situación muy complicada con mi madre, sufrió una endocartidis infecciosa ( infección del corazón) con 89 años, su médico internista nos recomendó la sedación, por su edad y su estado. Cuando nos debatíamos en qué decisión tomar, llegaron los del servicio de cardio, la metieron en el quirófano y hoy, 6 años después de aquello, está estupendamente. Totalmente dependiente pero bien. Mis hermanos quisieron demandar al médico en cuestión, pero hay que entender que él lo veía así, pensaba de verdad que no iba a salir del quirófano, sin duda se equivocó, como muchos que decidieron no llevar a los ancianos de las residencias al hospital pero ¿ no habiendo sitio para todos, es entendible que prefirieran salvar a alguien de 30 antes que a alguien de 90 que ya había vivido su vida. Los propios cuidadores estaban aterrados, nadie sabía nada en aquellos momentos. La decisión es tan terrible que no soy capaz de culpar esos errores. Somos humanos y nadie sabe cual es la decisión correcta en situaciones extremas, por eso no me considero con derecho a criticar lo que hizo nadie entonces. Lo que sí critico es la dejadez, la desidia y el tremendo egoísmo que tenemos olvidando a los nuestros cuando sí podemos estar ahí, a su lado, acompañando estos últimos años que les quedan. Ellos lo han dado todo por nosotros, esa falta de agradecimiento es algo que no podré comprender nunca. Leyendo este librito que por cierto enlazo, bajo MEDITACIONES DEL QUIJOTE, me di cuenta, además de lo maravillosos escritor que fue Oretega y Gasset, lo mal que se le había leído y entendido. Si tienes oportunidad léelo, es una pequeña joyita y eso que yo no fui capaz de terminar nunca de leer el Quijote : ) La de este ALBEIRO, es una de las historias reales más preciosa que he leído nunca. Muchos besos de vuelta para ti CHEMA, mil gracias ¡! en cuanto pueda me paso por tu blog : )

      Eliminar
  10. Me has emocionado. Gran moraleja nos has expuesto. Una vez más se demuestra que "La unión hace la fuerza".
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible no emocionarse con la historia de este niño, mucho más desarrollándose donde se desarrolla y sí, la unión hace la fuerza, lo difícil es encontrar a estos personajes que son los que sirven de pegamento, donde el resto no somos capaces ni de tener su inciativa, ni su compromiso, ni conseguir esa unión.
      Otro besote de vuelta para ti y mil gracias MARI CARMEN

      Eliminar
    2. Hola María, paso a saludarte y desearte un feliz finde. Ya te veo activa después de las vacaciones de Semana Santa. No te veo por mi blog, decirte que siempre serás bienvenida cuando lo hagas.
      Besos.

      Eliminar
  11. A mi , mas que triste,
    lo que me puso de
    mala leche , con una
    rabia como nunca
    tuve, es como trataron
    esto, los medios de
    comunicacion , que
    se aprovecharon
    de esto, y vendieron
    como nunca, el
    buenrollismo no les,
    en realidad , a ellos,
    y me remito al nombre
    de la entrada , les dio
    lo mismo ocho , que.
    ochenta, con respecto
    a la soledad,
    lamentablemente,
    casi todos los
    viejillos estan
    condenados a
    morir solos ,
    incluso viviendo
    de manera
    autonoma .



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaaaya ORLANDO, a veces me dejas tan descolocada que me cuesta pillar por donde vas. ¿Quieres decir que lo que te cabrea de la ápoca de donde sufrimos la pandemia, fue el trato que se le dio en los medios a todo el asunto? No, yo no creo que les diera lo mismo 8 que 80, creo que ellos y todos estábamos muy perdidos, fue algo tan inesperado, tan desproporcionado y tan terrible que nos pilló a todos con el pie cambiado. Y es verdad que desgraciadamente muchos ancianos están condenados a morir en soledad, pero ni todos, ni debería ser así, si sucede, sólo nosotros seremos culpables de esa soledad. La autonomía de una persona mayor es tan limitada como limitante sea su vejez. Mi madre era autónoma y muy amante de su independencia, pero ni ella era consciente de que desgraciadamente ya no podía valerse por si misma, ni con ayuda, por eso me la traje a vivir conmigo, fue duro para ella y para todos, pero al menos así sé que de verdad está cuidada como debe. Estas decisiones son siempre muy complicadas, pero no podemos eludir nuestra responsabilidad respecto de quienes han dedicado su vida a la nuestra. Gracias, un abrazo ORLANDO y discúlpame si no te he interpretado bien.

      Eliminar
    2. Otra vez disculpandote?

      aaaay esta muchacha .

      Eliminar
  12. Hay un dicho que reza. "Cuida y ama a tu madre porque ella te cuidó y te amo primero" ^^
    Pienso que cuando uno se hace mayor lo mejor quenpodrianpasarte en la vida seria que gozatas de confort, de apeecio de cariño de vivir los ultimos dias trabquilo y disfrutando comer calientito, durmiendo en una cama suave y con atisbos de alegria.
    No se si sea cultural o por elección por comodidad dixen que hay quien lleva a sus padres a asilos para mi es ingratitud y miseria
    Ahora mismo he pensado que no quiero llegar a vieja porque seguramente acabaré en un lugar de esos si bien me va jejeje...
    Es mas, el adjetivo ser viejo o vieja es hasta despectivo....

    Hoy en dia he visto a muchos adultos mayores trabajando inclusive mendigando y eso es ingratitid de una sociedad entera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es así, mi querida JO, pero no es nada fácil a veces. Mi caso por ejemplo, somos cuatro hermanos, mis tres hermanos viven en Asturias, yo en Galicia, todos a más de 400km de donde vivía ella. Mi madre hace 20 años que es viuda, los veranos los pasaba conmigo y dio la casualidad que en uno de esos veranos enfermó gravemente, estuvo hospitalizada casi cuatro meses, obviamente después, ya se quedó conmigo, no estaba en condiciones de vivir sola. No creas que decidí nada, la vida decidió por mi. Mis hermanos la quieren mucho, pero sé que ellos no la hubieran podido tener en casa, por trabajos, viajes y tipo de vida, si yo por lo que fuera no me hubiera encargado de ella, sé que hoy estaría en una residencia. Hay muchísima gente que están allí absolutamente solos y lo sé porque estos dos últimos años, durante el verano, mi madre ha estado en una. Desde que vive conmigo, los veranos los pasaba en casa de mis hermanos, pero estos dos últimos años, necesita atención y cuidados, que alguien que no esté acostumbrado y no tenga su casa acondicionada es complicado. Así que estuvo en una preciosa y estupenda, mis hermanos la iban a ver todos los días, la sacaban y todo muy bien, pero veías a la gente, en la misma situación que mi madre, porque no es lo mismo ser autónomo, que totalmente dependiente y se te caía el alma a los pies. Menos mal que yo no la llevé, porque no hubiera podido dejarla, pero no es fácil hipotecar tu vida. Al principio se me hizo muy duro. Tienes que reajustar toda tu vida para adaptarla a la de ella, después te acostumbras, como tener un bebé de 90 años y te lo digo yo, que mi madre es buenísima y muy fácil de tratar, eso sí, el pesimismo con patas, tienes que animarla 24 horas al día 7 días a la semana, terminaré de payasa en un circo… pero hay gente muy muy complicada, la vejez es una putada ; ) En fin, sólo sé que quiero estar con ella lo que le quede, que me temo no será mucho, de otra forma no me lo perdonaría nunca, pero insisto, llevar a tus padres a una residencia no es algo reprochable, sí lo es, que los olvides allí. No digo nada ya, dejarlos tirados en la calle, pero es que también abandonamos a los niños. Sí, es verdad, somos una sociedad enferma. Un beso JO!

      Eliminar
  13. Hola María,
    Al leer tu escrito, reviví dolorosos recuerdos que aún siguen frescos. Prefiero no profundizar, ya que hablar de mis experiencias en este contexto no es beneficioso para mi bienestar mental. Aunque sé manejar mis emociones, hay aspectos de esa época que prefiero dejar en segundo plano por el momento. En esta ocasión, seré breve, pero estoy completamente de acuerdo contigo.
    Vivir esos momentos en persona es algo inexplicable; miles de emociones difíciles de superar, especialmente para los familiares. He presenciado demasiado y sé de lo que hablo.
    Besitos y abrazos con mi cariño preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento muchísimos haberte removido todo eso dentro ROSANA, de veras lo siento. Trabajando en un hospital como tú, tuvo que ser terrible todo lo que viviste durante la pandemia, así que sí, hay cosas que si recordarlas nos hacen daño, mejor olvidar. Hay experiencias tan terribles que recrearnos en ellas sólo generan sufrimiento y el sufrimiento que no ayuda a nadie es absurdo, a veces manejarlo en pasado, incluso más complicado que en presente. Mucho más siento tan sensible como tú, así que cuídate y perdóname. Yo no he presenciado muertes físicas, pero muchas emocionales, sé lo que es, es lo más difícil de mi profesión poner distancia, aun estoy intentando aprender : ) Un beso graaande y mil gracias por comentar esto a pesar de todo, gracias de corazón!

      Eliminar
  14. ¡¡Aaaaay María, me has puesto la piel de gallina de emoción... volveré a ver el documental... Me ha encantado tu enfoque, tan lúcido, la presentación de la maravillosa historia de Albeiro, qué maravilla de niño, esa educación de la vida, tan entrañable... Como bien dices, si colocas a un mayor en una residencia, qué esperas? Mi fervoroso aplauso, María, por tu comprometida publicación, por tomar una clara postura, por presentarnos una historia tan emocionante... Gracias y besos mil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias mi querida MILENA. Lo impresionante de este documental es que le ves crecer a él, le ves cómo se mueve entre problemas que a la mayoría de los adultos nos echarían para atrás, absolutamente incapaces y él los encara con una decisión y naturalidad alucinante. Resuelve, soluciona y tira hacia delante. Es un niño que nació viejoven : ) Desde luego no hay duda que ALBEIRO es alguien muy especial, el resto somos meros aprendices de humanos a su lado. No hay nada que aplaudir preciosa, sólo he compartido con vosotros, algo que me ha conmovido a mi, además, tú también te encargas de tu madre, si acaso compartimos los aplausos a medias, pero sé que como yo, no podrías hacer otra cosa. Desde luego yo tengo claro que terminaré de cabeza en un contenedor jaja y eso que mis hijos son dos cielos, pero la vida cada vez se hace más complicada, nos perdemos corriendo a veces no sé exactamente detrás de qué y los ancianos no pueden correr, son como arbolitos, tú lo sabes muy bien. Un besazo inmeeenso preciosa!!!

      Eliminar
    2. Fantástico el documental, como bien dices, Albeiro es de otro mundo... ¡cómo lleva las cuentas, cómo organiza, con qué facilidad se mueve entre tantas dificultades... y es fantástico, ya más mayor sigue al pie del cañón constante, es increíble, alucinante!

      Eliminar
  15. la gente joven no suele pensar en su vejez y mucho menos sobre en qué forma llegará dando por sentado que la familia que forman -si es que la forman-, se ocupará de ellos. lo terrible es que nadie sabe cómo va a terminar el resto de su vida y no hay la absoluta seguridad de que se acabe bien -así haga todo lo posible en ese sentido- debido a que se termina dependiendo de muchas circunstancias y se está solo ante eventualidades que no puede manejar.

    usualmente es la gente mayor la que da el ejemplo a los menores, pero aquí existe el caso de un menor, que es todo un ejemplo de una sensibilidad muy especial, para la gente mayor.

    un excelente tema el que has publicado.

    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto DRACO, nadie piensa en su vejez, pero no ya, en cómo vivirá, si no en ir modelando nuestro carácter para llegar ahí aceptando que es una etapa más, deberíamos prepararnos para eso, porque nos tocará a todos, pero para algunas personas es inasumible el paso del tiempo, si no se asume en uno mismo cómo vamos a tolerarlo en los demás. La vida da cien mil vueltas y hay que aprender o al menos intentar aprender a adaptarte, si no se sufre muchísimo, uno mismo y todos los que te rodean. Después hay que aprender a ser agradecidos, a devolver un poco de lo mucho que nos han dado, pero en una sociedad tan egoísta como la nuestra eso también se nos hace muy complicado. La vida tampoco lo pone fácil, antes la gente vivía y moría en un mismo lugar, hoy nos movemos muchísimo, en fin, es todo complicado. Y sí, lo excepcional de esta historia es que un niño nos da cien mil vueltas a la inmensa mayoría de los adultos, en la peor de las circunstancias además. Gracias, me alegro que te haya parecido oportuno el tema, un beso grande DRACO y recuerda… no olvides el bate de béisbol : )

      Eliminar
  16. Es duro cuando solo te toca pensar en poner alguien en una residencia. Es algo drástico y duro. El video te hace pensar. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, JP debe ser algo muy muy duro, pero lo peor no es llevar a alguien a una residencia, porque a veces no hay otra salida, o por las condiciones del anciano y los cuidados que requiere o por tu propio estilo de vida, lo peor es olvidarlos allí, eso me parece imperdonable. Otro beso para ti!

      Eliminar
  17. La gente buena y de buenos sentimientos y acciones, florece en silencio y a la sombra del espectáculo de terror que ofrecen los que obran el mal. Me alegro que ayudes a visibilizar y propagar a gente que hace el bien. Nunca está de más. Y puede que nunca sea suficiente.
    Va un abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto JULIO DAVID, en realidad es muchísima más la buena gente, que la mala, pero la mala mete más ruido porque tiene más poder y hace más daño. Creo que casos tan excepcionales como el de ALBEIRO, debe haber pocos, pero precisamente por eso deberíamos intentar darle toda la visibilidad posible, de un lado para ponerlo en valor, darle el reconocimiento que merece y sobre todo, para que sirva de ejemplo, nos recapacitar y tomar nota al resto, que teniéndolo cien mil veces más fácil que él, no hacemos, ni siquiera lo que nos toca de cerca de cada uno. Gracias a ti, otro abrazo fuerte de vuelta para ti JULIO DAVID!

      Eliminar
  18. Los abuelos olvidados. Mucho se comenta aquí en víspera de las elecciones que una iniciativa que se dio en este gobierno fue el darles apoyo monetario a los adultos mayores de 65 años.

    La candidata a la presidencia decía antes de serlo que si ella llega a la presidencia que quitará ese derecho, porque el estado no va a mantener a una bola de ¨huevones¨ que ya vivieron.
    Muchas de esas personas, la ayuda del gobierno es lo único que tienen, si se los quitan volverán a sufrir hambre y desamparo.

    Igual cuentan que el mundo necesita deshacerse del 20% de la humanidad antes de entrar a una crisis fatal. ¿Adivina quienes serán los ¨afortunados elegidos¨ para eliminar? Exacto. Así como no queriendo los ancianos eran elegidos para sobrevivir así será cundo sea el día que ha de ser.
    Recuerdo que un amiguito de La Bella cuando iba al Jardin de Niños era un anciano llamado Simón, que le gustaba salir a la calle a ver gente. Tenía Alzheimer, se perdía en ocasiones pero siempre lo encontraban hasta que falleció. Tenía cerca de 80 años.


    Un beso María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabéis a quien no debéis votar, mi querida MALQUE! ; ) A decir verdad, la triste realidad que vivimos, más allá incluso de esta desatención generalizada en todas partes hacia nuestros mayores y en la línea que comentas de esa necesidad de reducir población, es que para contener la crisis que nadie quiere reconocer y venimos arrastrando desde el 2008, por mucho que se quiera blanquear los resultados de toda índole, es que las guerras, sobre todo las dos grandes que todos conocemos en Ucrania y Gaza, más allá de los conflictos de fondo que las alimentan, también está lo bien que le viene a la industria armamentística y en general, para sanear la economía mundial. Desgraciadamente si repasamos la historia, tras una crisis económica, siempre se desencadena una gran guerra, después se echará la culpa a tal o cual detalle insignificante que hizo saltar la mecha, en el fondo siempre hay intereses económicos. Las grandes destrucciones generan pingües beneficios después, al necesitar reconstruirse, es algo tan simple y triste como eso…
      Hay una extraña simbiosis entre los niños y los ancianos, como que se entienden mejor entre ellos, de lo que lo hacemos los adultos, de hecho siempre he pensado que los colegios y las residencias de ancianos deberían construirse siempre juntas, porque unos les dan vida a los otros y todos se retroalimentan, a mi madre una de las cosas que más le gusta es que la lleve al parque a ver niños y al súper jajaja en el súper, hasta se olvida de que no puede andar, es como Lázaro, ve fruta, se levanta de su silla, coge bolsas y las va eligiendo, la llevo a veces hasta los domingos, es como su gimnasio jajaja y mira que a mi me gustan poco, de hecho compro fatal, pero es todo un espectáculo verla a ella como revive ; ) Mil gracias MALQUE, un beso grande cielo y feliz finde!!!

      Eliminar
  19. Buenos días María:
    La realidad supera a la ficción: cuando esta lacra del Covid que el primer confinamiento fue 15 de marzo del 2020 mi madre falleció el 21 de enero de ese mismo año en su domicilio y no veas lo que costó enterrarla ya que era un caos el tanatorio de decesos de personas mayores, te estoy hablando de Barcelona a los tres días una de las administrativas nos informó que era algo que nunca se había dado.No estábamos preparados para este caos y encima queriendo tapar las cosas se les fue un poco de la mano.-Tengo un recuerdo muy bonito de mi abuela paterna ya que me crie con ella en cambio mi abuela materna murió con cuarenta y dos años y mi madre era la mayor de cuatro hermanos todos varones , por lo que nos enseño a querer y mucho a nuestros abuelos.y nuestos mayores.Un ejemplo este vídeo ojalá muchas personas que se cuelgan tantos méritos cuando lo único que hacen es mirarse el ombligo . Esta madurez y bondad de este muchachito cuando tenía edad de ir a la escuela y vivir su infancia, nos da fuerza para seguir creyendo que hay muchas personas buenas y que el ser humano en sus infinitos errores aun queda un poso de buenas intenciones...querer es poder.
    -La canción muy emotiva con esa letra y una preciosa voz.
    Un abrazo grande estimada,María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sieeempre es así, mi querida BERTHA, por mucho que nos imaginemos, la realidad siempre lo supera y desde luego, durante la pandemia en este país y a nivel planetario, se vivió una de las situaciones más inimaginables y en algunos lugares de este país – sobre todo, las grandes ciudades Madrid y Barcelona- absolutamente dantescas. Por eso, pienso que aunque sin duda seguro se hicieron cosas terriblemente mal e injustas, no digamos ya los que se aprovecharon de las circunstancias, lo cierto es que todo fue tan excepcional que exigir el trato delicado y atento a nuestros mayores, en establecimientos donde el personal en situaciones normales, es siempre deficitario, no sé si es del todo justo. Cuando pasan las situaciones calamitosas, todos pensamos lo que se debería haber hecho y no se hizo, pero es que las circunstancias eran las que eran. Es como cuando tomas una decisión, a toro pasado siempre es fácil, pero en el momento en el que la tomas, está ofuscado, no existe la calma y racionalidad necesaria y cuando la urgencia o el miedo te niebla la mente, todo es posible. Por eso me parece tan difícil valorar lo que ocurrió entonces desde nuestra cómoda perspectiva. No sé, yo sólo me pregunto y me lo he preguntado cien veces ¿cómo dejas a un ser querido en un lugar donde es seguro va a contagiarse porque la acumulación de personas genera ese riesgo? Conozco residencias donde se quedaron sin personal porque estaban todos contagiados ¿qué haces en esas circunstancias? Yo hubiera llamado a todas las familias y les hubiera dicho… llévense a sus familiares de aquí, porque se nos van a morir, como de hecho sucedió. Fue todo como una guerra y en una guerra se sobrevive como se puede. No se le puede pedir a los demás, lo que no estemos dispuestos a hacer cada uno, es algo que lo pienso siempre, en este caso y en todos. Lo vi cien veces en el colegio de mis hijos, los padres llegaban hechos una furia exigiendo a un profesor que gestionara e hiciera milagros con 30 niños, cuando como padres a veces no somos capaces de gestionar a uno o dos en casa ¿ es eso justo? Estos asuntos son muy complejos y depende desde qué posición los veas, para poder valorarlos con ecuanimidad. A lo mejor estoy equivocada, a veces mi empatía me juega malas pasadas y puede que en esta ocasión sea así, no lo sé. Mi abuelo, el padre de mi madre vivió siempre con nosotros, falleció cuando yo tenía 18 años, me crie viendo eso y extrañé muchísimo no haber podido conocer a mis otros abuelos, por eso no tengo ninguna duda de cual es mi responsabilidad, cada uno actúa como cree y puede. Me alegro que te haya gustado la letra y música de esta entrada cielo. Un besazo inmeenso BERTAH y feliz finde bonita!!!

      Eliminar
  20. Bueno, la entrada, sensible como todas las tuyas, y leído las respuestas, también a la altura, no deja de conmocionarme.
    Había escuchado la historia, de otra forma, pero la había escuchado.
    He y continuo, en menor medida ahora por otras circunstancias, escuchado similares relatos a las Hermanas Teresas de Calcuta, dentro de la cocina de su organización, en Barcelona. Situaciones similares.
    Y en la misma Barcelona, sé de abuelos que no les llega la pensión, quizá si, comieran en la cena las cinco galletas "María" de rigor, para ahorrar y poder llenar la nevera de sus nietos, que las hay.
    La pobreza no se ha ido, se disimula, pero sigue vigente en nuestro entorno.
    PD: Y si, hay muchos abuelos solos, aunque no nos olvidemos, también ellos sufren mucha soledad en compañía.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé mi querido MIGUEL, que por tu implicación personal y directa ayudando durante tantos años a las Hermanas Teresas de Calcuta ahí en Barcelona habrás visto de todo y sí, la pobreza existe, no se ha ido, ni se irá y afecta siempre a los más débiles , acianos y niños, los más frágiles son las primeras víctimas en casos de escasez y también es verdad tal cual comentas, que muchas familias viven de la pensión de sus mayores, porque el resto está en paro y a veces sin subsidios asistenciales y tienen que estirarla hasta el infinito y si no llega para asumir los gastos de una persona ¿ cómo va a llegar para sustentar a toda una familia? La soledad física es dura, pero muchísimo más la soledad en compañía, indeseada, porque ahí el problema no es tener gente alrededor es que existas para esa gente, que exista comunicación e interés por conectar, que siempre requiere un esfuerzo y no siempre estamos dispuestos a hacerlo. En las residencias por ejemplo, están acompañados, pero la inmensa mayoría más solos que la una, son como islitas, es una de las cosas más tristes de ver. Yo misma con mi madre tuve que hacer un esfuerzo mental enorme para adaptarme a su mente, pensaba que podía pedirle que me comprendiera a veces, pero es que no son capaces, llegar a entenderlo me costó mucho y debes hacer ese esfuerzo tú, a veces, por las circunstancias del día a día, no es nada fácil, yo he aprendido con el tiempo, pero ya digo, me costó e incluso a veces soy incapaz, pero te juro que lo intento siempre. Un beso inmeeenso, luego hablamos de Ortega y Gasset ; ) mil gracias, como siempre dices tú y tanto me gusta, gracias por estar MIGUEL, por estar… de verdad cerca lejos : )

      Eliminar
  21. Yo ya mismo cojo la Ouija a ver si puedo contactar con los míos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, si no tienes otra forma, así, o con tan-tan.. el caso es intentar no olvidarles, yo hablo muchísima veces con mi padre y hace 20 años que se fue o no.. quiero pensar que sigue revoloteando cerca de mi ¿ quien sabe? : )

      Eliminar
  22. Tengo que decir que me enganchaste por la referencia al pensador español. Esa defensa a un filósofo preocupado por el momento que vivía. En su caso, desde el pensamiento y la pluma. Pero tengo que decir que solo he leido referencias y citas, y nunca me surgió una valoración negativa.

    Valoración, juicio, crítica que, además de posibles, son necesarias siempre. Con una sola condición: la buena fé. No sé por qué la palabra "crítica" ha derivado hacia una concepción negativa. Supongo que por su mal uso, pero eso no debería borrar ni su buen uso ni los imprescindibles debates entre personas honestas.

    La pandemia??? Horrible!!! Prefiero no culpar gratuitamente, pero si hay culpas, que se depuren.

    Los ancianos??? Tu mencionas a los ancianos, y con razón. Pero añado a los niños. Y la raíz del problema es la misma: la falta de tiempo para dedicar a cuidar a ambos. A unos se les mete en asilos. A los otros se les llena de actividades extraescolares. Y el tiempo para amar, cuidar y proteger??? Reducido con gran perjuicio. Y es que en nuestra sociedad tan competitiva, tan materialista, tan de aparentar, no hay tiempo para conectar, mirar con admiración y amar con lento deleite.

    Maravilloso ejemplo el de ese niño. Vocación... Y es feliz!!! Marca un camino... Alguien se da cuenta en este mundo de tanto trastorno psíquico???

    Un enorme abrazo, María, querida amiga!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola EMILIO MUÑOZ! Encantada de volver a verte por aquí. Tampoco creas que yo he leído mucho de Ortega y Gasset, a decir verdad sólo el libro que referencio y por cierto acompaño en PDF por si os apetece leerlo, Meditaciones del Quijote que es una preciosidad a parte de su fondo, su forma. Ahí me di cuenta de lo mucho que se le había malinterpretado, porque se le acusó de clasista y elitista, suponiendo que pretendía defender las meras apariencias o que cuando se refería a “la” circunstancia, se refería a las circunstancias personales de cada individuo y nada más lejos. Por apariencia, no se refería a la pinta de la gente, se refería a su cultura, fue un defensor acérrimo de culturizar al pueblo y por lo que abogaba era por las élites intelectuales. Fue criticado por que nunca se posicionó ni a favor ni en contra de la república, ni los franquistas, porque estaba en contra del fascismo, pero también de la república de su tiempo porque le parecía muy poco democrática, dominada por los extremismos sectarios. La crítica sana y constructiva no sólo es buena, es imprescindible para mejorar. Pero no solemos llevar bien las críticas, es complicado asumir que se está equivocado y por consiguiente tener que rectificar, por eso como dices tú, tiene esa carga negativa. A mi me gusta, como dices tú, si es de buena fe, porque es la única forma de corregir errores, aprender y mejorar. De la pandemia opino como tú, fue una etapa tan terrible, nos pilló a todos tan perdidos, tan sobrepasados que aunque sin duda se tomaron decisiones equivocadas, incluso a veces hasta inhumanas, las circunstancias en algunos lugares fueron tan extremas que no me veo con fuerza morar de exigir lo que no sé si de verdad en aquellos momentos se estaba en disposición de hacer, otra cosa es el comportamiento mezquino y miserable de algunos, que además de todo se aprovecharon del drama para sacar beneficio. Y sí, ancianos y niños son las partes más débiles, vulnerables y desprotegidas de la sociedad y aunque sobrecargar a los niños de actividades es malo, mucho peor es abandonarles físicamente o con una llave al cuello, solos en casa, colgados todo el día de internet. Los hijos y nuestros mayores son nuestra responsabilidad, ocurre que en esta sociedad no hay tiempo para nadie, a veces, ni para uno mismo. Y sí, ALBEIRO me dejó impresionadísima. Hizo más este niño en las peores circunstancias, que la mayoría de los adultos en las mejores. Sí, es verdad cuidamos muy poco nuestro interior y ahí radican la mayoría de los males y los problemas que afloran fuera. Mil gracias por pasarte, de verdad ha sido un placer, otro abrazo grande de vuelta para ti y feliz finde!

      Eliminar
  23. Mi apreciada María: Como estudioso de la Metafísica, puedo aportarte algo de la idea de Ortega. Ortega era consciente de que si quería aportar algo a la España del momento debía entrar en política. , pero con el sistema del momento no le resultaba fácil, Ni liberales, ni conservadores convencían su modo de pensar, que creía, eran parte del problema y no de la solución.
    Junto a Maeztu y a Machado enarboló la Liga de Educación Política y publicó Meditaciones del Quijote obra sencilla, pero de gran profundidad, porque el objetivo de Ortega era "comprender y salvar la circunstancia de la cultura española en su conjunto", porque no le convencía la idea de cultura neokantiana, allá por el 1914, y para él era necesario establecer un concepto de cultura más en la línea de la Fenomenología de Husserl. En ese concepto, las circunstancias: su esencia y su origen, o sea, moral, ciencia, arte, derecho... Porque él pensaba que la vida cultural fue, primero, circunstancia individual de la que aun la sociedad no había extraído el sentido, y que por esta consecuencia la cultura valía siempre en función de futuras conquistas, y que en esas conquistas debía revertir lo individual, (como si fuera una rueda de hámster).
    Él decía que las personas rendían al máximo de su capacidad cuando adquirían plena conciencia de su circunstancia.
    De ahí la imagen del caballero que avanza hacia su ideal, El Quijote.
    Cada uno tiene su propia circunstancia, la cual forma la mitad de su persona; solo cuidándola y buscando su sentido puede uno ser plenamente sí mismo.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desearía hacer un inciso, hay, corre ese rumor por las redes, que los que han estudiado Teología son "pájaros dedicados a la oración y aves de rapiña". Para tranquilidad del honorable, diré que nada más alejado de la realidad, Marx fue teólogo, como lo fue Feuerbach, reconocido ateo, y que el estudio de las religiones, su antropología, nada tiene que ver con ser más o menos creyente de una de ellas. Un beso

      Eliminar
    2. Justamente mi querido MIGUEL, como le acabo de decir a EMILIO MUÑOZ, aunque sólo he leído de él este librito, Meditaciones del Quijote, me vale para apreciar de un lado, que es un escritor que habla de filosofía, historia, incluso a veces cuestiones complejísimas de forma asequible y fácil de comprender, pero además, casi te diría de un modo tan poético que resulta delicioso leerle. Creo que Ortega sobre todo fue un enamorado de la cultura, se le ha tachado de elitista y es cierto, pero no social, como al gente supone, fue un elitista intelectual, de hecho creo que lo que de verdad pretendía – ingenuamente me temo- era cambiar a España de raíz, volverla europea, modernizarla, democratizarla, lo que para él -como para los intelectuales que atrajo a la Agrupación al Servicio de la República- significaba llevar a gobernar el país a los más cultos, inteligentes y decentes, en vez de la clase política que desprecia por mediocre, falta de ideas, acomodaticia y cínica. Dedicó buena parte de su vida a tratar de formar un movimiento que materializase ese proyecto cultural, de diseminación de ideas, convencido de que esa es la mejor manera de cambiar la política en uso, contagiando entusiasmo por unas ideas y unos valores que deben llegar al gran público de la misma manera que llegaban a sus estudiantes: a través de la persuasión. En eso consistía lo que él llamaba su “liberalismo”, aunque, muchas veces, le añadiera la palabra socialismo, para indicar que aquella revolución cultural de la vida política no estaría exenta de un fuerte contenido social. Ortega y Gasset se propuso la creación de un pensamiento moderno que arrancara a España de ese pasado en el que según él quedó anclada desde la restauración y creo que en Meditaciones del Quijote, siembra las raíces de la racionalidad crítica, la ética de la convicción y la libertad de la disidencia, además de la imaginación como condición del pensamiento y la belleza formal, como medio para expresar todo ello. La República le pareció que era el régimen más propicio para aquella transformación política de España, pero aquellos tiempos, como los de hoy, estaban llenos de fanatismos encontrados, insultos y a más de hoy, pistoletazos: ) por eso su pacífica revolución cultural quedó enterrada primero por la convulsa república y después por la sublevación fascista, guerra y posguerra. Pero ya te digo, me gustó muchísimo su libro y las ideas que transmite. Así que, aunque creo era muy soberbio, se le puede personar porque además de una cultura inmensa, tenía una mente brillantísima, no como otros que todos conocemos jajaja Otro beso grandísimo para ti MIGUEL y mil gracias por compartir lo mucho que sabes en esta tu casa y de tu inciso y los resentidos amargadillos que se quedan sólo con las hojas del rábano y sus prejuicios, creo mi querido amigo que lo mejor es no hacer, ni caso, estás muy pero que muy por encima, de todos ellos y sus visiones sesgadas y llenas de animadversiones subjetivas.. hay muy pocas personas que sea capaces de valorar e intepretar con objetividad a los contrarios, si algo me gusta de ti, es que tú sí lo eres, una excepción excepcional, por eso siempre te digo que me recuerdas muchísimo a mi padre, él era otra. Feliz finde!!

      Eliminar
  24. Sobre lo de llamar a los míos creo que es innecesario en mi caso particular. Somos un clan pequeño. Los míos más importantes serían mi hermana, a diez minutos de mi piso a paso tranquilo. Y luego mis padres a siete minutos andando también. Visitados sobre todo los segundos muy a menudo. Durante la pandemia sí, ahí sí tuve que usar el teléfono a diario y sé lo que le costó a mi madre sólo resignarse a esas llamadas, las ganas que tenía de que se rompiera ese aislamiento porque sólo la charla no le hacía gracia, la ilusión en su mirada cuando pude aparecer las primeras veces con la boca tapada con mis mascarillas... En fin. Que en la historia que cuentas sobre los ancianos de Colombia, ellos tenían unas necesidades tan urgentes como las de la supervivencia. Pero luego están también las necesidades de afecto. Aunque ya se ve que el niño Albeiro de eso también llevaría en los bolsillos de sus pantaloncitos.
    Esa historia tan humana nos hace más optimistas, no lo niego. Pero no hay tantos niños así. Creo que nacen. La empatía no la tiene todo el mundo. Según la ciencia se requiere de cierto nivel de inteligencia para tenerla. Saber entrar en el prójimo y asumir sus penas como propias. Albeiro era un niño prematuramente adulto. E innatamente bondadoso. Aunque luego sigue sorprendiéndome la historia cuando consigue convencer a muchos otros niños. Es como si la necesidad generase más altruismo que la bonanza económica. De hecho, dicen que sacamos lo mejor en las crisis. Pero... ¿Quién? En las crisis unos ayudan y otros aprovechan para robar. Nunca sé resolver esa dicotomía entre si nuestra especie se debería salvar o no de un hipotético juicio final.
    Sea como sea no me extraña que te haya llegado una historia así. Tu estás muy bien situada en el lado salvable de la humanidad. Y no te falta empatía pero ¿Ves? Empatía e inteligencia van de la mano. Eres un ejemplo claro. Un fuerte abrazo, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué afortunado eres SERGIO, no sabes lo que he echado de menos siempre tener lejos a mi familia. Recién terminada la carrera me vine a Galicia por cuestiones laborales y sobre todo al principio, porque los gallegos son buena gente pero muy cerrados y desconfiados para una persona hipersociable y extrovertida como soy yo, total, que me pasaba la vida colgada al teléfono, allá por el 2000, llegué a pagar 100.000 pesetas de teléfono un mes, para que te hagas una idea jajaja después me fui adaptando, no me quedaba otra o me arruinaba ; ) ese aislamiento al que nos condenaron durante la pandemia, sobre todo para la gente mayor también fue terrible, no creas que sólo lo pasó mal tu madre. Conozco a gente que lloraba a mares por no poder ver a sus hijos y a sus nietos. Mi madre por ejemplo no entendía que nadie la besara, yo sí, en eso somos iguales, las dos muy mimosas, pero mi hija, que fue una absoluta paranoica de las mascarillas tenía que quitársela y la besuqueaba entera, siempre le decía Patry, prefiero morirme de coronavirus que de pena y creo que a mucha gente le ocurrió igual. En fin, a mi el no poder pasear y no poder besar a nadie se me hizo muy duro. Incluso después, cuando ya podíamos salir, tenía que llevar siempre las manos metidas en los bolsillos, porque yo me lanzo enseguida al cuello de todo el mundo jajaja de la historia de ALBEIRO, lo que más me impresionó fue precisamente que un niño, sin nada de nada, fuera tan generoso y tan dado, como dice en el video, no es que les ayudara a sobrevivir, estando él en condiciones semejantes, es que siendo un niño, nunca le dio el mínimo asco zambullirse en la miseria de todos estos ancianos, siempre con el mayor cariño y naturalidad, resolviendo problemas complicadísimos con total eficiencia, vamos.. pasmada me dejó este crío ; ) Lo de él fue muchísimo más que mera empatía, fue una entrega a la altura casi de los santos, no sé si la empatía es un tema de inteligencia o más de sensibilidad, en mi caso desde luego, no creas que me veo muy inteligente metiéndome en los fregados que me meto por pura empatía, me pueden ciertas cosas y ahí aparco mi raciocinio, si lo pensara mejor no lo hacía, creo que a ALBEIRO le ocurre igual, le puede el corazón, aunque es verdad que es súper hábil e inteligente, de otra forma no hubiera podido gestionar tanto y tan bien como lo hizo. Mil gracias, tú también estás en el lado salvable de la humanidad sin ninguna duda, otro abrazo muy muy fuerte SERGIO, o mejor, un beso sin mascarilla : )

      Eliminar
  25. Buen miércoles, MARÍA:
    Intentaré centrarme en mi comentario:
    Ojalá Ortega y Gasset y Maquiavelo fueran los únicos cuyas palabras o actos se sacan de contexto o se inmortalizan en calco infiel. Por desgracia esa reverberación intencionadamente falsa la hemos sufrido (casi) todos.
    Respecto al filtrado que la atención sanitaria pública practicó a nuestros mayores durante la pandemia, te voy a contar lo que nosotros hemos sufrido. Nuestro padre era un enfermo octogenario grave. Durante el confinamiento sufrió dos crisis graves que conllevaron su ingreso hospitalario. Vivimos en Asturias, comunidad gobernada entonces y ahora por el PSOE. A la hora de procesar mis llamadas al 112, el operador del servicio de emergencias siempre e preguntó la edad del paciente en crisis e intentó derivarme a servicios ambulatorios. Tras insistir y recalcar la situación crítica y la condición crónica del enfermo, logré que enviaran personal de emergencias. Personal que siempre fue exquisito en su trato humano. Siempre me pregunté qué habría ocurrido si esas llamadas no la hubiera hecho yo en mis circunstancias –una persona terca y firme en sus demandas, un trabajador con años de experiencia como teleoperador en la gestión de llamadas telefónicas–.
    La gestión política de todas las medidas implementadas para combatir la pandemia y nuestro comportamiento social e individual provocaron en mí un desencanto del que no he sido capaz de salir.
    Un abrazo cálido, MARÍA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Lo sé, NINO, lo sé, a todos nos han malinterpretado, pero es que ninguno de nosotros les llegamos a la altura de los zapatos a estos dos enormes personajes que por su brillantez intelectual merecían un poquito más de atención e interés y sobre todo, que no se les atribuya, ni se les cite adjudicándoles, lo que nunca dijeron ; ) Respecto a cómo funcionó el sistema sanitario en aquellos días, fue todo tan caótico y estaba todo el mundo tan sobrepasado que tristemente los ancianos pasaron a segundo, tercero e incluso último lugar lugar, al menos tú tuviste la suerte por tu insistencia y habilidad que atendieran a tu padre, otros muchos no, pero hay que comprender que se actuó casi con el mismo criterio que en estado de guerra, se priorizó a los que tenían más posibilidades de salvarse, injusto y terrible, pero cuando no hay forma de atender a todo el mundo, es entendible que usaran algún criterio. Si no das a abasto ¿ qué pueden hacer? Mira, dos años antes, sin estado de excepción y en total normalidad a mi madre con 88 años y una andocarditis aguda, tras tres crisis y consiguientes amagos de fallecimiento que consiguiço remontar, su médico internista nos recomendó que la sedáramos, no, no nos recomendó, insistió en ello, porque por su edad no merecía la pena que la hiciéramos pasar por un quirófano, afortunadamente cuando nos debatíamos mis hermanos y yo en qué hacer, llegaron los del servicio de cardio y se la llevaron al quirófano, hoy, 6 años después de aquello, está razonablemente bien, pero aunque mis hermanos querían demandar al médico, yo entendí que no es que fuera un criminal, es que de verdad pensaba no iba a resistir la operación, la medicina es un ámbito muy complejo, no es una ciencia exacta y como humanos que somos, se cometen muchos errores de diagnóstico y de todo tipo, en cualquier circunstancia, entonces, mucho más. Sólo ruego que no volvamos a pasar por algo así. Otro abrazo muy fuerte de vuelta para ti NINO, que tus recuerdos difíciles no empañen este finde, si acaso lo buen hijo que fuiste, creo que eso es de las cosas más reconfortantes que puede sentir alguien cuando ya no tiene al lado a sus padres y por eso creo que ellos siempre estarán contigo, mil gracias!

      Eliminar
  26. Hola María, te he leído en el blog de Chema y me ha dado por (son)reir. A mi me encanta hablar de Ortega y contigo aun me gustaría más. Has citado muy bien la frase, tan poco comprendida y tan mal reproducida. Hay en la frase esos dos yoes, el personal y el yo ejecutivo (el yo que debe bregar con lo que le rodea) y hay una apelación apremiante a salvar la circunstancia, a no dejarla caer ni degradarse, a estar a la altura y a la hondura de lo que los tiempos nos piden, a ser responsable. Esta frase como la de ser con nuestras vidas como el arquero con su flecha, me acompañan cada día. Y si de amistad se trata, de amistad verdadera y no de otra cosa, ya Ortega nos dejó la mejor de las reflexiones "Una amistad delicadamente cincelada, cuidada como se cuida una obra de arte, es la cima del universo" Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja ¡ cómo te agradezco que hayas vuelto JOAQUÍN! de verdad me ha hecho mucha ilusión. Creo que en esa frase a lo que de verdad aludía Ortega era a que en lugar de seguir anclados en los reproches sobre el hundimiento del pasado imperial español, en lugar de permanecer en el estado inerte en el que se permanecía en este país desde la Restauración, España mercería evolucionar hacia la modernidad, hacia la democratización social y cultural, como él dice, merecía ser salvada y no que los intelectuales de la época, se intentaran salvar ellos y dieran por perdido a un pueblo que consideraban necio e ignorante, por eso dijo lo que dijo, aunque pocos lo entendieron. Aunque también puede ser que esté equivocada yo, porque en realidad de él, sólo he leído este librito. Esa frase que mencionas es absolutamente preciosa, es otra de las cosas que me pareció delicioso de este librito, que usa un lenguaje increíblemente bello para hablar de cosas sumamente complejas ¡fíjate que cacho frase me dejas!, maravillosa, mil gracias y además es ciertísima, una gran y buena amistad es uno de los regalos más preciados de esta vida. Otra vez gracias JOAQUÍN, un abrazo muy fuerte y buen finde!!

      Eliminar
  27. Siempre salgo a pasear con mi lado cínico y cada vez que escucho una historia "demasiado bonita", mi lado cínico tira de la correa para intentar meter el hocico.. Aquí se lo tengo prohibido, no quiero que me emponzoñe con sus patas tu linda casa :) Me gusta la historia y decido creer en ella porque a veces es necesario creer, simplemente creer.

    Lo de las residencias es un tema complicado, no es tanto que se muriesen, es la forma en que lo hicieron. Una sociedad debe saber comportarse con dignidad y ese no fue el caso de la Comunidad de Madrid, así de sencillo. Los ancianos murieron abandonados, muchos de ellos ahogándose y sin ver a nadie en semanas. Al menos deberían haber tenido un médico que evaluase su gravedad y, en el peor de los casos, anestesiarles y evitar el sufrimiento.

    Así se hizo en otros sitios y en otros países. Aquí fue más importante inagurar un hospital sin enfermos y derivar a los hospitales a quien pudiese pagarlos. Eso es una sociedad indigna cuyos responsables nunca pagarán por ello. Es más, serán recompensados en las urnas gracias a nuestra poca cabeza.

    Ya me llevo a mi lado cínico, perdona, al final te ha manchado un poco la alfombra

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad BEAU, jamás había visto pasear a tu lado cínico jaja creo que es la primera vez desde que te conozco, aunque es entendible y está bien que asome así le conozco jaja Te diré, que aunque lo sacaras a pasear con un microscopio sobre la figura de este ALBEIRO iba a tener que regresar a su agujerito muy frustrado porque no iba a encontrar nada donde hincarle el diente ; ) Al menos hasta donde yo sé. Como además aquí no es que alguien cuente lo que hace, es que está grabado y lo puede ver todo el mundo, lo que se ve, creo que es incuestionable. Respecto a lo que sucedió en Madrid y en Barcelona, porque no me gusta un pelo Ayuso, pero es que lo mismo hizo Torras en cataluña y nadie le señala en este tema, no me parece justo eso. Lo puedes comprobar si miras todas las informaciones. Ahí te darás cuenta, que muy semejante al protocolo seguido en Madrid, se siguió en toda Cataluña, no derivar a los hospitales a los mayores de 80 años con covid de las residencias. Terrible y dramático, pero ¿qué hacer cuando no das abasto y no puedes atender a todo el mundo? No había médicos para atender a todos BEAU, al menos eso es lo que dicen y yo lo creo. Si ni siquiera daban abasto las funerarias, hubo cadáveres que tardaron hasta tres días en ser trasladados de sus casas, fue dantesco. Creo que el palacio del hielo estaba hasta la bandera de cadáveres. En las dos grandes urbes de este país, especialmente en Madrid, la pandemia se cebó y lo sé porque mi hijo estudiaba allí entonces. La incidencia no fue igual en todas partes. En fin, no sé, desde luego yo no puedo juzgar a quienes hicieron todo lo posible hasta la extenuación. Me consta que murieron médicos y enfermeras haciendo turnos de 48 y hasta 72 horas, ojalá se hubiera podido atender a todo el mundo como es debido, ojalá y si se pudo y no se hizo por pura desidia o desprecio de la gente, ahí estoy contigo, que se depuren las responsabilidades, desde luego. Creo que no podemos pedir que los demás sean héroes y hagan milagros, si no dan para más. La toma de decisiones en situaciones extremas es muy compleja, lo es siempre, ahí, mucho más. Siento no verlo como tú en esta ocasión, a tu lado cínico no le voy a gustar nada de nada : ) Un beso!

      Eliminar
  28. No conocía la frase entera de Ortega, lo reconozco. Mi ignorancia es supina, aunque no hasta el extremo de pensar que Ortega y Gasset eran dos tipos y no uno solo.
    Hace ya años, estuvimos dudando mucho de si llevar a nuestra madre a una residencia. Su salud era muy mala pero, de todos modos, queríamos tenerla en casa. Recuerdo que nos sabía tan mal que estuviera así que cuando ella "no hacía los deberes" (fumaba a escondidas, se zampaba dulces sin avisar, se hacía sus necesidades encima, etc.) nos enfadaba tanto que, por impotencia, la reñíamos a grito pelado y ella se quedaba muy triste: nosotros también. ¡Me arrepiento tanto de eso! Luego ya se puso todavía peor y, cuando se la sacaron de encima de la clínica, no éramos capaces de cuidarla.
    Fue entonces cuando nos decidimos a ingresarla en la residencia. Lo hicimos con la mejor de las intenciones, porque pensamos que allí estaría mejor cuidada. Los cuatro meses que pasó allí hasta que falleció yo la iba a visitar casi cada día; ella estaba deprimida y yo volvía a casa con una depresión de caballo. No sé si hicimos bien en llevarla allí, a veces lo he comentado con mis hermanos. Guardo un recuerdo muy malo de aquellos meses y, cuando paso por delante de ese chalet donde estuvo internada, me sigue entrando una profunda angustia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido GU, no podemos saber de todo, nadie sabe de todo, de hecho yo siempre digo que sé muy poco y es verdad, sé muchas cositas sobre muchos temas de lo más variopintos, porque soy muy curiosa y dispersa, pero nada en profundidad, que es cuando de verdad puedes decir que sabes sobre algo. Tú sabes mucho sobre lo que sabes, así que eso te convierte en sabio a mis ojos y lo mejor, eres extremadamente generoso compartiendo tu saber así que mil gracias por ello. Como ahora mismo, en este comentario que te agradezco enormemente, porque veo que este asunto es duro para ti. Creo que no debes sentirte mal en absoluto, de hecho, todo lo contrario, como he comentado más arriba en estos dos últimos veranos, mi madre ha estado un par de meses en una y fui yo la que se lo propuse a mis hermanos, porque sabía que en sus casas –mi madre pasa el verano en Asturias con ellos- se les iba a hacer dificilísimo porque mi madre requiere de ayuda para absolutamente todo, si no estás acostumbrado se hace muy duro y al final, lo que de verdad importa en esto como en el cuidado de los hijos, no es la cantidad, es la calidad del tiempo que les dedicamos. Ellos como tú estaban con ella todos todos los días y al menos le tiempo que le dedicaban era de cariño y ganas de disfrutarla de otra forma, hubiera sido un infierno para todos. Lo que os ocurrió a vosotros, es más que compresible, a veces te supera la situación. Yo tengo una vecina que tuvo que ingresar a su marido en una residencia, porque se le hacía absolutamente imposible su cuidado en casa, nunca he dudado de su amor por él, pero la pobre no pudo más. Yo ahora soy la madre de mi madre, eso es muy duro, justo por lo que comentas, te enfada ver que no es capaz de dejar de hacerse daño. Ayudar a alguien que no quiere que le ayudes o que no es consciente de lo que hace, es de las cosas más duras que hay, ir de poli malo, aun peor, mi gran suerte es que mi madre “ahora” es muy difícil y buena, de hecho es un cielo absolutamente, pero aun así, un bebé de 93 años como es ella, a veces muy muy complicado, le salva que tiene muy buen humor aunque a la vez, a veces sea el pesimismo con patas, alterna nubes y claro e incluso a veces tormentas jajaja, en fin, mil gracias y lo dicho, si tal cuentas hiciste todo lo que estuvo en tu mano y sobre todo estuviste a su lado, no puedes pedirte más y debes estar más que tranquilo, lo dicho, mil gracias por este comentario que se te ha dolido, hoy te dejo un beso muy grande, lo mereces, para tu mami otro y feliz finde!!

      Eliminar
  29. Querida Maria, al leer tu escrito sobre los ancianos en la pandemia me has recordado lo muchisimo que entonces sufrí al ver a diario como morian a cientos, solos, sin el calor de los suyos....es algo que cuesta olvidar, si pìenso en la elección que se hizo sobre (el que debe ser ingresado o no) me hizo pensar y aun lo hago en quien somos nosotros para decidir quien debe vivir o no, aunque...comprendo que los jovenes tienen mucho que ofrecer y mucha vida por vivir, tampoco soy quien para juzgar- La historia que comentas y he visto parte de ella en el video me ha conmovido, el mensaje de amor, el ejemplo de vida que nos dejan esos niños es maravilloso, benditos sean.
    Gracias querida Maria tienes un corazón enorme
    Un abrazo agradecido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida ESTELLA, la vida humana es sagrada siempre o debería serlo ( está claro que para algunas personas no importa nada de nada ) y efectivamente nadie tiene derecho a decidir sobre la vida de nadie, otra cosa es cuando como en la época de la pandemia no se puede atender a todo el mundo, no disculpo que alguien haya desatendido a los ancianos por pura desidia o falta de humanidad, eso no se puede disculpar de manera alguna, lo único que pienso es que en situaciones de casi guerra como fueron esos terribles días sobre todo en las grandes ciudades que fue donde se cebó la pandemia, si de verdad no había medio para atender a todo el mundo se tuviera que priorizar, no lo sé, desde luego si alguien, pudiendo ayudar o salvar a una persona anciana o joven, no lo hace, tiene esa condena de por vida sobre su conciencia y de ahí no hay escapatoria posible. Por eso, en el lado opuesto, historias como la de ALBEIRO, impresionan tanto y a la vez deberían hacernos reflexionar, si un niño que no tiene nada pudo hacer tanto, cuanto podemos hacer los demás y no hacemos. En fin, mil gracias a ti, siempre es un placer leerte preciosa otro abrazo gigantesco de vuelta para ti y feliz domingo!

      Eliminar
  30. Albeiro es verdaderamente un ángel. Qué corazón tan bello, bondadoso, valiente y sabio. ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, WHAT, un verdadero ángel, gracias, un beso!

      Eliminar
  31. ¡Hola, querida Maria.!
    Empezaré por hablar sobre las citas, al día de hoy pienso, que la mayoría de citas reflexivas que se leen (sino todas), están distorsionadas, hay que leer entre líneas para entender y aún así, a veces no se entienden debidamente, algunas cuando las leo, me recuerdan a lo que predicaba Jesús, que eran parábolas que, por entonces, no se entendían bien, fíjate que estoy convencida de que fueron dichas para los tiempos en los que vivimos. Sobre el covid, me da una pena inmensa lo que sucedió con tanta gente mayor, lo voy a recordar siempre y sentiré un gran dolor en mi corazón. No voy a juzgar, pero siento que a mucha se le pudo salvar al menos de la devastadora soledad y miedo. Y que coincidencia, Maria, al igual que tú, tres años antes traje a mi madre a vivir conmigo y mi esposo, por entonces tenía 90 años, y falleció en casa con 96, aún hoy, agradezco la decisión que tomamos de traerla, pues ella vivía a 700 kilómetros de distancia y estaba sola, no quería venir porque estaba bien de cabeza y todo pero lo consideramos apropiado antes de dejarla en una residencia, pues era hora de tomar una decisión, la conciencia y nuestro corazón dan gracias a la vida, pero tampoco voy a juzgar a quienes no puedan, por lo que sea, llevarlos a casa. Solo sé, que ellos (generalizando), nunca nos abandonarían. Tu entrada es la mar de emotiva, refleja tu gran corazón al expresarte como lo haces y dejarnos leer esa historia tan y tan... hermosa, valiente, amorosa; solo cabe una palabra para ese chiquillo: AMOR, un gran ejemplo de humildad, y, sobretodo, de ser PERSONA. He visto el vídeo saltando alguna escena, lo he guardado para ver mejor, merece la pena impregnarse de esa pureza de ALMA y como consiguió que más niños lo ayudasen a; AYUDARSE TODOS, quien da ese amor recibe lo mismo. Se les ve felices. Y que bonito, ver a esos seres mayores como recuperan la sonrisa y las ganas de vivir.
    Hoy tu entrada remueve corazones, de alguna forma nos lo toca, a mí me rozó intensamente.
    Gracias infinitas, por concienciar, eso he sentido mientra te leía.
    ¡Un abrazo inmenso y con admiración!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me ha llamado la atención mi querida MILA, en este caso, también en el de Maquivelo y seguramente muchísimos más, no es ya que se saquen de contexto, es que la propia cita se recoja mal la propia cita y que además se popularice algo que nada tiene que ver con lo que el autor en cuestión quiso decir. El caso de Maquivelo es que además a dado lugar a un adjetivo maquiavélico como sinónimo de maquinador, instigador y manipulador y Maquivelo lo que de verdad pretendía era enseñar a su príncipe a ser mejor, en fin, cosas de la vida, efectivamente hasta la Biblia y el Corán se han interpretado terriblemente mal, de ahí que en su nombre se hayan hecho tantísimas barbaridades. Y sí, la pandemia trajo muchísima muerte, dolor y sobre todo soledad. Esa soledad impuesta muchos ancianos por su salud física, fulminó su salud mental. No damos importancia al tema afectivo, suponiendo que porque alguien tenga un techo y comida, está todo resuelto y precisamente si algo necesita la gente mayor es cariño, calor humano, como los niños, de hecho creo sinceramente que un anciano es como un niño viejito ; ) Vaaaya conicidencia MILA, me alegro que también tú te hicieras cargo de tu madre, es duro, pero creo que mucho más duro sería vivir sabiendo que cuando nos necesitaron, no estuvimos ahí. Creo que si algo puede hacer infeliz a alguien, es mirar a tras y ver que no has estado al lado de los tuyos cuando debiste hacerlo. Para mi hay cosas tan naturales como respirar, ir en contra de lo natural es como dispararte en un pie y si lo natural es que un padre cuide de sus hijos, a la inversa exactamente igual, a veces creo que uno de los motivos por los que la sociedad en general está tan desarbolada es que actuamos en contra de lo que sabemos debemos hacer y eso mina a la larga. Ocurre con las guerras, los niños, las desigualdades, el maltrato en general a humanos o medio ambiente, todo lo que nos rodea es un regalo, deberíamos no olvidarlo nunca. Quien nos ha dado la vida nos ha hecho el mayor regalo que existe, no sé cómo podemos olvidar algo así, la verdad, no me cabe en la cabeza. De hecho, mi querida MILA, no tienes más que ver justo esa satisfacción vital de la que hablas se nota en este ALBEIRO, en ti y en toda la gente que hace lo que debe hacer con los demás, es lo que se llama egoísmo altruista, ayudando a los demás te ayudas a ti mismo, nada tan reconfortante como eso.. si es que somos tontos perdidos, pudiendo estar todos mejor, elegimos estar hechos una pena… ; ) como tú dices “AYUDARSE TODOS, quien da ese amor recibe lo mismo” absolutamente cierto. Es lo bonito de la blogosfera creo que la final nos acercamos quienes pensamos igual y sentimos parecido, el placer es siempre mío MILA, un gustazo leerte donde sea que lo haga. Te conozco desde hace poquito pero como si te conociera de toooda la vida, mil besos y nada que admirar , si acaso lo mismo yo de ti, feliz domingo cielo!

      Eliminar
  32. Querida María, te leo con admiración, tu texto es tan inmenso como necesario. Muy bien argumentado al hilo de todo lo que nos parecen las cosas sin indagación alguna, y aprendemos sin rigor porque es más fácil vivir sin profundizar; creer sin objetar; mirar para otro lado si pensamos que así no nos tocará a nosotros; no responsabilizarnos de aquello que deberíamos, pero sí pedir responsabilidades a otros... Tampoco juzgo a nadie, no soy quien ni estoy libre de pecado..., pero con respecto a lo ocurrido en las residencias de mayores en pandemia, hay muchos remordimientos, y esa es la realidad... (También mi madre vive con nosotros desde que murió mi padre, y eso que para nosotros es complicado cuando viajamos o motivos de trabajo, pero si se quiere, se puede. Siempre se encuentra la manera de conciliar, igual que hacemos con nuestros hijos y nuestros padres hicieron con nosotros).
    La historia es maravillosa y sí, por suerte para mis sentidos, ya la conocía y es motivadora, un verdadero ejemplo de lo que deberían ser las relaciones humanas: el amor y la comprensión en el centro.
    Por suerte, también te digo que aunque hay mucho malo, también hay mucho bueno y es gracias a esas acciones individuales que logran que las haya colectivas. Y te podría contar varios ejemplos recientes vividos, pero lo dejaré para otra ocasión porque hoy tu historia es la protagonista. Gracias por traérnosla y recordarnos que algo de humanos aún prevalece en este homo sapiens que de sabio tiene poco y poco lo demuestra... Y por el lado bueno, nos ofrece una imagen de esperanza. Esa que siempre siento al leerte porque tú eres así, María, llena de esperanza. Y en verdad no hay cosa que más nos remueva la conciencia que vernos en el espejos de otros...
    Gracias por compartir "tus pensamientos".
    Abrazo grande, grande. 🌱🌄🪁


    ResponderEliminar
  33. Hola María, un video que me emociona y me ha llegado al alma. Un. tema duro y complejo el que traes hoy. Apenas aparezco por los blogs y subo entradas de higo a breva, cuando antes lo hacía de manera continua, tú no me conociste en esa época, nos conocimos cuando ya aparecía poco, y una de las causas de esta ausencia es mi madre de 96 añitos, a la cual cuido y desde hace unos meses, en alternancia con una de mis hermanas, de manera intensiva, ya que está sufriendo unos episodios alternos de demencia y no podemos dejarla a sola ni un momento. Ella sigue en su casa y somos nosotras las que estamos allí, ya que para ellaa hubiera sido tremendo dejar su casa. No te quiero ni decir como tengo que estirarme para estar allí varios dias seguidos, ir a mi casa dos o tres y volver de nuevo a casa de mi madre, estoy aparte con problemas médicos míos, pero no podría vivir si noo estuviera atendiendo a mi madre. Ahora necesita todo el cariño del mundo y todo el amor que podamos darle. No concibo que puedan ser abandonados por hijos, por llamarlos de alguna manera. Pensar en todos los que estan solos y abandonados me parte el alma.
    Un abrazo enorme, y que sepas que no te olvido aunque pase poco y no comente apenas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida CARMELA, ya te lo dije a noche, pero te lo repito hoy, me has dado una enorme alegría verte aparecer, aunque haya tardado tanto en decírtelo, pero es que a mi tampoco me llega el tiempo y para remate, como me enrollo tantísimo aun me cuesta más. No te preocupes en absoluto, lo único que me da pena es pensar si alguien se va por incomodidad o haberle molestado sin darme cuenta, sólo eso, si no es el caso, comprendo perfectamente que con una tarea como la que tenéis con vuestra madre, te absorba todo el tiempo. No obstante me da envidia dos cosas de tu situación, que tu madre esté en su casa y que cuentes con tus hermanos para atenderla. Yo me la traje, porque ella vivía a más de 400km, montón de veces aun viviendo conmigo desde hace 6 años, se desubica y le cuesta saber dónde está, los ancianos son como los niños, necesitan rutinas, entornos conocidos y sobre todo y más que nada paciencia y cariño… la paciencia es mi punto débil aunque a fuerza de entrenamiento progresa adecuadamente, eso y renunciar a mi libertad es lo más duro de esta fase, pero bueno, creo que la vida son todo fases, unas más fáciles, otras más complicadas, como si estudiaras, el caso es si pasando de curso aprobando todas, para que no te pese lo que dejas pendiente : ) Y bueno, lo peor es lo que tu salud, cuando el cuerpo responde se puede con casi todo, si tenemos dolores físicos, todo se hace cuesta arriba, así que cuídate mucho y queda Vd. escusada de comentar, cuando puedas será un alegrón verte, estate absolutamente tranquila, mil gracias y un besaZo enooorme CARMELA!!

      Eliminar
  34. "Se me pianta un lagrimón", dice el tango, varios me hiciste piantar vos, amiga, con esta entrada, tus textos y reflexión preliminar...
    Así nos va y nos irá si no podemos honrar a nuestros mayores...
    No estamos entendiendo de dónde venimos si como sociedad despreciamos a nuestros viejos, si no valoramos su experiencia... Adónde creemos que podemos ir a dar? La vida pasa factura. Conviene reflexionar.
    Abrazazo hasta vos allá, amiga!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ¡cómo me gusta leer/escuchar vuestro preciosísimo argentino CARLOS! sin si quiera ponerle música, suena a tango y sí, tal cual comentas, así nos va si olvidamos algo tan esencial como honrar y cuidar de los nuestros, tal cual hicieron ellos con nosotros.. Vivimos en la sociedad de la obsolescencia programada, todo tiene un tiempo de vida y duración acabado el cual, a la basura y eso hacemos con los ancianos, no sirven, resultan molestos y estorban.. sí, sin duda la vida pasa factura, a la larga y a la corta, ya la estamos pagando viendo todo como va alrededor. Por eso como fuera y a lo lejos poco podemos hacer mejor enfocar cerca y lo que tenemos al lado y cuidarlo, un beso y un abrazo graaande hasta vos : )

      Eliminar
  35. Una historia preciosa. Yo estoy orgulloso de haber cuidado a mis padres hasta el día de su muerte. Se fueron rodeados de los suyos. Pero estos días una amiga mía ha tenido que ingresar a su padre en una residencia, tiene Alzheimer y era imposible cuidarle en casa. La mujer no para de llorar, piensa que le ha avandonado, que se lo ha quitado de encima. No es verdad, pero la culpa es un sentimiento difícil de evitar. Y lo de Madrid me parece de una crueldad inaudita, pero ahí está esa señora dando lecciones de moral y política.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado CHAFARDERO y aun más que hayas cuidado de tus padres hasta el final y se hayan ido como dices tú rodeados de los suyos, como debe ser, no esperaba menos de ti : ) Las residencias de ancianos son como los hospitales, nadie quiere ir a ellos pero a veces, por las circunstancias personales de los ancianos o de las familias no hay más remedio, eso no debe hacer sentir mal a nadie, lo imperdonable es olvidarlos allí, eso es lo único imperdonable para mi. Tuve una vecina, que ya falleció la pobre que tuvo que ingresar a su marido porque ella no podía cuidarlo en casa a pesar de tener dos cuidadores permanentemente ayudándola, lloraba a mares como tu amiga, pero por duro que sea, a veces por ellos mismos, están mejor cuidados allí que en casa. Cada historia es un mundo. El Alzheimer es tan devastador para quienes lo sufren como para sus familias. No es justo disparar sólo a Madrid en este asunto porque esté gobernada por la chulita, tirando a macarrilla de Ayuso – para que se note mi poca simpatía por ella- ni ocurrió sólo allí, ni fue allí donde más gente murió desatendida. Lo que sucedió en Madrid, a parte de casos terribles, puntuales y unos protocolos discutibles, que también se dieron en Cataluña y nadie menciona, es que fue la ciudad donde más incidencia tuvo el covid de toda España, al ser la ciudad más populosa de este país, eso no podemos olvidarlo. Creo que hay que intentar ser un poco más ecuánimes y no politizar los dramas, puestos a exigir responsabilidades, a TODOS por igual. Gracias, un abrazo fuerte CHAFARDERO!

      Eliminar


  36. Ni

    Si te dicen que caí y que quebré
    la espina que ayer me sostenía,
    ni una lágrima, ni el fruncido de una arruga
    en tu frente de. cristal, ni el insomnio
    de una noche blanca, ni un lamento
    que empañe el chasquido
    de los brotes tiernos del manzano:
    -ya huele a primavera, te has fijado?
    Ni distraigan de la tibia caricia del sol
    que ya se alza
    sobre el perfil sinuoso de la sierra
    los tristes pensamientos.
    Si me amas no me mientes, ni me llores
    ni me pienses.

    Prientemps, 24


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ Y este arrebato primaveral preciosamente melancólico WERTHER? ¿ ..? Gracias, un abrazo! Llorar cuando alguien querido se va, es lo más sano y saludable siempre, lo malo es llorar por no haber estado a su lado, mientras vivía : )

      Eliminar
  37. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DANIEEEEL!! Mira que te dan arrebatos a ti últimamente comentando y borrando.. En fin, lo respeto, pero tu comentario estaba perfecto. Es verdad que te fuiste un poco por la tangente pero eso también lo hago yo mil veces. Eres un tipo noble, responsable y un emprendedor nato, te pueden los impulsos, de hecho creo que eres el ímpetu con patas j y aunque también lo comprendo, porque a mi también me ocurre a veces, nunca tan arrebatado como a ti. Si necesitabas explayarte como has hecho abajo, lo podías haber hecho igualmente. Mil gracias de todas formas, un beso! Tu madre, tu tía y tus vecinos tienen suerte contigo, ellas segurísimo que lo aprecian, espero que ellos tb, aunque sean un tanto.. ¿vagos, perezosos, cómodos ? : )

      Eliminar
  38. Pues lo que está claro es que todos si tenemos un poco de suerte llegaremos a viejos, yo ya estoy en ello voy por el 71th.

    Besos

    ResponderEliminar
  39. Respuestas
    1. Tranquilo, te había entendido : ) La vejez es un concepto mental y físico, no temporal ERIK, hay viejos de 20 años y hay jóvenes de 90, tú estás entre estos últimos, sin ninguna duda.. No sé si llegaremos todos, desde luego si te soy sincera, no tengo ningún interés en llegar, veo a mi madre y aunque está muy bien, la vejez es muy, muy dura... puestos a pedir, prefiero irme antes de que llegue, pero eso no lo decidimos nosotros : ) Un beso!

      Eliminar
  40. EStaba ese chiste que decía: "Yo soy yo y mi circuncisión.
    Ortegman y Gasstein"

    Desconocía esa historia que nos presentaste. Qué grande el amigo y querido Carlos Augusto, no sabía que andaba por aquí. Muy gentilmente me ha enviado a través de un contacto colombiano uno de sus libros, fue justo antes de la pandemia.

    Con respecto a lo que hablas de los ancianos, hubo mucha hipocresía, auqnue creo que una de las cosas que destapó el encierro fue justamente ese: aparecieron muchas de las miserias del ser humano.
    Se abandonaron a los países más pobres, se cerraron las puertas a los excluidos, los que menos recursos tienen. Ni hablar d elos ancianos, muchos fueron descuidados, se contagiaron y murieron. Otros falsamente vivieron su "veranito" con la familia que de repente se acordó de ellos.
    Y así hubo miles de ejemplos que mejor no recordar ahora.

    Un beso grande María!


    PD: con respecto a lo que hablábamos en la entrada anterior, mejor ni te cuento cómo está la calle en las ciudades grandes de mi país ... dejémoslo ahí por favor.
    Ya te contaré si mejoramos o no.
    Qué andes bien!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenísimo FRODO, cuanto te leí me salió una carcajada jajaja
      Me da pena que se vaya a perder esta entrada, me refiero a CARLOS AUGUSTO, hace poco que le conozco, pero siempre me resultó curioso que viviera en un Santander Colombiano, sí que escribe bien, es cierto, por eso lo he mencionado, supuse que le haría ilusión que hablara de un paisano suyo. Creo que con la pandemia se evidenció aun más lo que siempre ha ocurrido, que las desgracias golpean más y más fuerte a los débiles, sean ancianos, países o cualquier tipo de excluidos sociales. De hecho, al principio al menos en este país, parecía que se había despertado una especie de solidaridad respecto de ellos, organizándose todo el mundo, sobre todo en las grandes comunidades de vecinos, en torno a las personas mayores, para hacerles llegar la compra a casa sin que tuvieran que salir , pero pasado el momento álgido, todo eso cayó en le olvido y los que estaban olvidados de la mano de dios siguen tal cual. Somos solidarios de velocidad punta, pero no tenemos ninguna resistencia, al cabo de un tiempo, nos agotamos y todo se olvida. Ojalá muchos hubieran tenido ese “veranito” en casa de los suyos, como comentas. Me temo que aquí pocos lo disfrutaron. Precisamente que la inmensa mayoría de sus familias no los sacaran pitando de las residencias, sabiendo que allí se morían como moscas, es algo que me cuesta comprender. Hoy aquí se reprocha a las administraciones la mala atención que recibieron y puede que tengan responsabilidad si no hicieron todo lo que estuvo en su mano, pero a mi no me gustaría estar en la piel de esas familias que perdieron a los suyos en aquellas circunstancias, sin intentar sacarlos de allí, yo hubiera escalado la pared si hubiera hecho falta y me la hubiera traído a casa, quizá se iría igual, pero al menos con los suyos al lado. La muerte en soledad debe ser lo más terrible de esta vida, se dice que morimos solos y es verdad, pero si te agarran fuerte la mano mientras te vas, no es lo mismo. Ya sabes, mi querido FRODO, que aquí sólo nos llegan las noticias de cómo va vuestra macroecomía, desgraciadamente la economía doméstica en época de reajustes es la que más sufre, sólo espero y deseo que las cosas se hagan con previsión de futuro y no se limiten a desmantelarlo todo para sacar liquidez y todo se reduzca a pan para hoy hambre para mañana, mucho ánimo y toda la fuerza del universo para que salgáis adelante como merece nuestra querida y preciosa Argentina.

      Eliminar
  41. Es cierto, María. Da para pensar y pensar. Cada vez somos más individualistas, más egoístas. Hablo en general. Y mucha hipocresía en una sociedad que cree (intenta hacernos creer, intentamos hacer creer) que por poner simbolitos el perfil de Whatsapp o cartelitos en la ventana ya está todo hecho. Ya libres de toda culpa, y sabemos perfectamente que no es así. Ni mucho menos. El postureo no está haciendo un daño increíble. A mí, desde luego, me revuelve todas las entrañas.

    Por otro lado, pienso que existen también trabas por parte de la misma sociedad que estamos creando. No es fácil la conciliación, y si lo unimos a la delicada situación de salud mental y económica, pues la cosa se pone más complicada.
    Es importante el papel del cuidador en este país, al que habría que cuidar con tanto mimo y esmero como al propio "cuidado".
    Las cosas a veces no son tan fáciles. Y eso unido a todo lo demás, en lo que sí podemos hacer por mejorar cada uno, pues lo pone todo más cuesta arriba.
    Bonita historia, por cierto. Hay personas que merecen el cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad CAMPU, pero creo que toda la fiesta que se montó en los balcones entonces, más que postureo, fue una forma de desahogo en un momento muy opresivo para todos, pero sí que a veces damos ganas de vomitar, colgando todo tipo de eslóganes o exigiendo a los demás, lo que no somos capaces de hacer nosotros ni siquiera por los nuestros. También es verdad que cuando la pareja trabaja fuera de casa todo el día el cuidado de la familia es complicado ( hijos, padres etc.. ) eso supone contratar ayuda domiciliaria y mucha gente no puede costearla y además de esto, hay casos en los que ciertamente el cuidado de algunos mayores en casa es dificilísimo ( alzheimer, demencia o cuando ya están muy deteriorados físicamente) pero para eso se cuenta con la existencia de las residencias, lo que no podemos es olvidarlos allí. Como si tienes a tu padre en el hospital y no le vas a ver ¿ quien hace eso? En fin, un beso grande CAMPU!

      Eliminar
  42. ¿ Y a quién no le toca el corazón lo que nos cuentas, María?.
    Mi padre murió con 76 años, se lo llevó el Alzheimer, pero murió en casa colmado de atenciones.
    Falleció él y al poco tiempo mi madre empezó con su demencia. Hasta los 92 la cuidamos en casa, Muchos días fueron un infierno, cuando parece que la paciencia se agota y no sabes ya de donde sacar las fuerzas, pero hasta el final estuvo en casa.
    Hubo días de lágrimas, otros de risas, algunas de las trastadas que cometían eran para reír con ganas.
    Y que tranquila queda la conciencia cuando sabes que has estado donde hay que estar, y has hecho lo que había que hacer.
    Y que suerte saber que hay muchos Alveiro. Lucia Lantero, mi paisana y su orfanato en Haití, Sbq solidario desde Bejar en Salamanca, una ONG pequeñita que desarrolla una gran labor en los cerros de Trujillo en Perú...y tantos y tanta gente anónima que se vuelca y da hasta la vida por los demás.
    Y me pregunto, ¿a quién dan los premios Nobel y los premios princesa de Asturias?.
    No sigo porque me enciendo.
    Un abrazo bien gordo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos toca el corazón a todos los que lo tenemos TEJÓN, me temo que alguna gente lo tiene dormido o no sé cómo viven. Sé que tú estuviste al pie del cañón hasta el final con tu madre con alzheimer, no sabía lo de tu padre, maaadre mía.. debió ser muy muy duro, pero eso te honra y supongo que te dará mucha tranquilidad saber que estuviste a su lado hasta el final, es uno de los muchos motivos por los que te tengo mucha simpatía. Mi madre tiene brotes de demencia, pero sólo esporádicamente, la suerte es que es muy buena y salvo excepciones no se hace nada gravoso, es ella la que lo lleva mucho peor que nosotros, le cuesta mucho asumir su edad y situación y sí, como en tu caso a veces, te partes con ella porque anda con muchísima dificultad, hay que ayudarla para todo, cuando la llevas cogida de las dos manos, porque sola no es capaz de andar, va y te dice .. jo! sí es que parezco una vieja jajaja ¡tiene 93 años! Es verdad que el caso de ALBEIRO es excepcional porque se trataba de un niño, un niño que actuó con la generosidad y responsabilidad que la mayoría de los adultos no tenemos, pero también es verdad, tal cual comentas, que hay muchos anónimos cuya labor se desconoce que hacen muchísimo por los demás, deberíamos empezar a publicitarles para contrarestar todo el egoísmo y falta de humanidad que parece es el que impera, hay mucho malo, pero también bueno, sólo que los malos meten más ruido… Los premios ya sabes que siempre están mediatizados por intereses varios, cuando no politizados, al menos espero que esa gente cuente con el apoyo gubernamental para su labor, al final lo que de verdad necesitan es colaboración económica, la pena es que a lo mejor tampoco cuentan con ella, en fin, no te enciendas que no merece la pena y si te sucede ya sabes .. sube a esos montes preciosos por los que andas y respira profundamente ; ) Otro abrazo aun más gordo de vuelta para ti!

      Eliminar
  43. Hola María.Por supuesto que aún hay esperanzas de conseguir una humanidad más solidaria y justa. Las personas como Albeiro así nos lo demuestran cada día. Me alegra haberme encontrado con esta entrañable historia que no conocía, y más sabiendo que sucedió en la tierra de Carlos Augusto, un excelente poeta y amigo de todos los que formamos parte de este mundillo de la blogosfera.
    Lo ocurrido en las residencias de mayores durante la pandemia fue algo terrible. Tienes mucha razón cuando hablas de la reacción de los famililiares de esos ancianos que, probablemente, llevaban meses solos sin recibir ni una visita de sus hijos.Llevar a los padres ancianos a una residencia está a la orden del día y no siempre se hace por imposibilidad real de atenderlos, conozco más de un caso. Mi madre también está conmigo y con mi hermana. Tiene 99 años y ni hablamos de llevarla a ninguna parte, le partiríamos el corazón.
    Dicho todo esto, lo ocurrido en Madrid (y no sé si en otras partes del país) durante ese año fatídico de pandemia no tiene ningún tipo de disculpas. No se trata de juzgar o dejar de juzgar, se trata de justicia social y de actuar conforme a las leyes establecidas para esos casos, unas leyes que se suponen IGUALES PARA TODOS. Una dirigente política no puede decidir sobre la vida de miles de ancianos, no puede decidir quien se va a salvar y quien va a morir solo y abandonado, que es lo que sucedió. Aquellos que tenía seguro privado fueron trasladados a los hospitales. Los que solo tenían a la SS se les dejó morir en las residencias sin asistencia médica. Esa es la realidad. Y eso debe de ser juzgado. Porque de no ser así, la próxima vez se hará lo mismo multiplicado por dos o por tres.

    Fuerte abrazo querida María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, viendo como va todo, mi querido JOAQUÍN, es complicado mantener la esperanza en que esta sociedad cambie en su manera de funcionar, desde luego si existe una forma es como en todo, empezar por uno mismo, en lo que nos toca a cada uno, ahí, en la distancia corta y lo pequeño, es donde empiezan todos los cambios. Maadre mía! 99 años, a punto de ser centenaria ¡ qué mérito! La estancia en una residencia puede ser algo terrible o maravilloso, depende de dos cosas, cómo sea la residencia y si aun estando allí, sigues estando con ellos. Mi madre en los dos últimos años durante el verano que se va a Asturias ( es donde viven mis tres hermanos) hace mucho más fresquito que donde yo vivo y así mis hermanos pueden disfrutarla y aunque al principio a mi se me hizo muy duro, porque como a ti pensé que le iba a costar adaptarse, porque mi madre es sumamente mimosa y está acostumbrada a que todos estemos pendientes de ella, pero para mi sorpresa, se adaptó de maravilla, es verdad que mis hermanos estaban a todas horas con ella, al final se trata de eso, como todos, si sienten el cariño o no, en ciertas circunstancias cuando la dependencia es absoluta, es mejor la calidad del tiempo que pasas con ella, que llevarlo como un calvario, no todo el mundo es capaz de ser cuidador de un anciano, si no eres capaz, mejor buscar ayuda, es bueno para todos. Y sí JOAQUÍN, pasó en Madrid y en muchas otras partes de España, no me parece justo el ensañamiento que se ha desatado con este tema contra Ayuso, con la que no simpatizo nada de nada pero ni fue la que peor lo hizo, ni la única que dictó protocolos que sobre el papel a todos nos asquean. Los mismos protocolos se dictaron en Cataluña y de ellos nadie habla. Se nos olvida que en Madrid la incidencia fue la más alta de toda España, que es una ciudad de más de 7 millones de habitantes, yo no sé si hicieron todo lo que pudieron hacer o no, sólo sé que en situación extremas e imprevisibles, no se le puede exigir a la gente que actúe como en una situación normal, todos somos humanos y en muchos lugares se quedaron sin personal, todos enfermos ¿ qué haces? ¿ cómo cuidas a todo el mundo? Es natural que se priorice. Nadie tiene derecho a elegir sobre la vida de nadie ¿ pero qué haces si se te va todo de las manos? Aquello fue una tragedia para todos y sí, si se pudo hacer mejor y no se hizo, por pura desidia que se depuren responsabilidades, pero no carguemos contra unos sí y unos no, en función de nuestras simpatías políticas, eso no me perece justo. Ni en este tema, ni en ninguno. Y sí, lo que ocurrió debería servirnos para aprender, para evitar volver a hacer las cosas mal, pero ¿ cómo se evita una tragedia que nadie espera si en situación de absoluta normalidad los medios ya son siempre insuficientes y deficitarios? Todo es muy complejo, yo no sé lo que sucedió de verdad allí, ni en niguna parte, desde fuera, con toda la manipulación informativa que hay, ni me fío de los dimes y diretes, ni me atrevo a señalar a nadie. Será deformación porfesional, pero en este asunto, me ocurre como cuando todo el mundo sentencia sin conocer toda la información de pirmera mano, ni contar con la preparción técnica para hacerlo, únicamente intento hacer lo que me toca, sólo eso. Muchas gracias. Un beso grande JOAQUÍN!

      Eliminar
  44. Una historia muy bonita.
    Y qué cara de felicidad la de ese niño, con su labor, con su entrega y con su entusiasmo para contagiar al resto de niños a imitarlo.
    Es la definición de GRAN PERSONA, ¿no crees?
    Con Albeiro podemos decir eso de que TODA una vida al cuidado de los más necesitados. En ocasiones nos damos cuenta tarde, pero está bien porque nos damos cuenta con los años. Pero este niño es un claro ejemplo de vida aprovechada desde temprana edad para ayudar al prójimo.

    Gracias, querida María, por traernos esta historia que me ha reconfortado el alma, y viniendo de ti me ha puesto una sonrisa en la cara.
    La vida está llena de gente bonita y buena, solo que hacen menos ruido que los demás.
    Un beso muyyyyy grande para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola cielo! es verdad, desde luego en este niño, no hay duda que su cara es el espejo de su alma y siendo así de genial ¡ cómo no va a estar así de sonriente ¡ yo creo que lo que vivimos y cómo actuamos, es lo que nos va construyendo como personas, si alguien siendo un niño, hace todo lo que hizo este crío, dentro tiene que haber una paz enoorme y eso se refleja fuera, creo que ALBEIRO fue mucho más que una GRAN PERSONA, como tú dices mi querida NELI, creo que tal cual le llaman allí, fue un verdadero ángel. Siendo un niño, hizo bastante más que la inmensa mayoría de los adultos, por eso su historia es tan excepcional, pero por si fuera poco eso, en el ambiente y la precariedad de vida en la que vivía ¡sin anda! es todo tan alucinante que por eso me dejó con la boca abierta esta historia. Suma a todo esto que ha seguido incansable durante tooooda su vida, no sé, creo que este hombre encaja en le perfil de santo, es un niño precoz de la santidad jajaja es verdad cielo, por eso subí esta historia, meten muchísimo más ruido los malos que toda esta gente anónima que dedica su vida a los demás y de la que nunca se habla. Mil gracias preciosa, otro beso enoooorme de vuelta para ti NELI!!!

      Eliminar
  45. Buenas tardes, pues si, hay mucha gente que tenía abandonados a sus mayores y ahora a algunos les ha dado un ataque de "amor familiar" si con ello pueden ir contra Ayuso. Hemos politizado todo de manera mezquina y no dudamos en emplear fines rastreros y miserables para intentar culpabilizar al rival político. El caso de Ayuso y la residencias es otro caso más. Ayuso y la tasa de mortalidad en residencias (que tiene muchas variables, ojo)
    Fallecidos en residencias % sobre el total de población fallecida mayor de 65 años. Diez comunidades tienen peores resultados que Madrid, Aragon Extremadura, La Rioja, Navarra y Castilla la Mancha y Asturias tienen mucho peor resultado que Madrid en fallecidos en residencias, pero esos muertos no importan.
    Se desestiman ls acusaciones por la fiscalía de España y la Europea, pero eso no importa. Un juzgado desestima el caso, pero tampoco importa. la siguen llamando genocida y no pasa nada.
    https://www.abc.es/sociedad/abci-diez-comunidades-tienen-peores-datos-madrid-muertos-residencia-durante-epidemia-202006212021_noticia.html?ref=https%3A%2F%2Fwww.abc.es%2Fsociedad%2Fabci-diez-comunidades-tienen-peores-datos-madrid-muertos-residencia-durante-epidemia-202006212021_noticia.html
    La Audiencia Provincial de Madrid ha desestimado el recurso de apelación de la denominada Marea de Residencias.
    El Juzgado de 1ª Instancia de Parla detalla que la «investigación practicada ha sido especialmente exhaustiva con informes médicos, la testifical de los facultativos que atendieron a los fallecidos y de los cuales se deduce que la atención desplegada fue la adecuada».
    El auto del JUzgado dice que la Comunidad de Madrid no cometió un delito de «omisión del deber de socorro» ya que «no estamos en presencia de personas desamparadas y en peligro manifiesto y grave, sino internas en residencias con asistencia médica».
    «no se ha acreditado ni se va a poder acreditar a través de toda la prueba solicitada que haya existido una desatención y un nexo causal de la misma con el resultado final, por lo que procede mantener el archivo acordado. Dicho recurso se desestima».
    Y sorprende mucho que solo interesen los muertos de Madrid, ni los de Navarra con mayor índice de mortalidad, ni los de Extremadura, ni los de Asturias, ni los de Castilla La Mancha, ni los de Aragon, todos con indices de mortalidad sensiblemente más abultados ¿no te parece curioso? Estas comunidades tienen más muertos porcentualmente hablando que Madrid y no parece importarle a nadie...¡¡¡que curioso!!! . En fin, llamar genocida a Ayuso por tener una tasa de mortalidad claramente inferior a las comunidades gobernadas por la izquierda me parece de ser muy sinvergüenzas, no un poco, no, mucho.
    Si miras otras estadísticas como https://es.statista.com/estadisticas/1201589/fallecidos-residencias-a-causa-de-covid-19-por-region-espana/
    Pero si utilizas tus cifras sale en que en España murieron 30.662 en residencias Madrid con el 14,85% de población murió el 20,7%. Es decir sobre los habitantes la tasa de incidencia subió un 40% (población existente- numero de muertos) España 48.085.361 y Madrid 7.000.621.
    Extremadura de 30.662 muertos 1.143 fueron extremeños es decir sobre una población que es el 2,18% de la población de España 1053.453 murió el 3,72 % de los muertos, aquí pasamos del 40% de Madrid al 170% de Extremadura.
    Castilla La Mancha población total 2.100.523 personas muertos en residencias 2.923 de una población que es 4,36 % de España su porcentaje de muertos es de 9,65% aquí nos vamos al 221%. Soon matemáticas, pero solo importan los muertos de Madrid es asqueroso.
    Y volviendo al tema, una sociedad que no respeta a sus mayores es una sociedad infantilizada, caprichosa y egoísta.
    Es curioso pero los niños suelen respetar a los ancianos más que los padres, supongo que es porque tienen una visión más humana del mundo.
    Un saludo y disculpa el mitin, pero me cabrea mucho esa gente a la que solo le importan los muertos que le parecen rentables.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DANIEL, estaba deseando llegar a tu comentario, que te agradezco muchísimo porque como siempre aportas toda la documentación, tiempo y energía que te caracteriza, esencialmente estoy de acuerdo contigo, por eso no voy a profundizar en algo que tú hasta dejado más que claro, con todo tipo de datos, sobre todo para decirte que no sé lo que le ha ocurrido a tu blog, sólo sé que no se puede acceder a él y que todo parece es ajeno a ti, así que aunque no sé de qué forma puedo ayudarte, cuenta conmigo en lo que pueda servirte y dinos algo en cuanto te sea posible en algo. Aunque tu vehemencia te pude siempre, sé que eres una persona noble y de fiar, me lo has demostrado durante todos los años que hace nos conocemos, por eso compartamos o no, las ideas o formas, cuentas con toooda mi simpatía, cuídate mucho y ojalá se solucione todo pronto. Las personas como tú, aunque en ocasiones resulten molestas e incluso difícil de comprender, son imprescindibles para vapulearnos un poco a los que no tenemos tu ímpetu, en los blogs y en la vida en general. Cuídate mucho, un beso y recuerda, estoy aquí para lo que pueda servirte. Ánimo!

      Eliminar
  46. Hola María… caray… de verdad que ese muchacho nació con esa sensibilidad y el entusiasmo de ayudar. Esto es algo admirable. Sin duda, un ángel. Fíjate que hay gente que nace con un don que los hace especiales. Si esta gente logra cultivar esa capacidad, de seguro que terminarán cambiando al mundo. Este es un ejemplo de eso.

    Por cierto, y ya que hablamos de gente que nace con dones, quisiera referirme a la respuesta que me das en tu entrada RESILIENCIA Y KINTSUGI donde dices algo como no soy ninguna escritora probada …"no me considero escritora en absoluto,… En mi caso es sobre todo un divertimento",

    Con esto queda claro que no te consideras escritora. Pero eso no quiere decir que no tengas las capacidades intrínsecas para serlo. Es decir, esa intuición para dar con la palabra correcta y ubicarla en la oración más apropiada. La capacidad de colocarte en la mente del lector para poder así enviarle el mensaje más directo, o ese don de unir cosas tan dispares, tal como dijo Chelo en la entrada anterior, o la magia de decir las cosas con gracia, de forma tal que la gente quiera seguir leyéndote. Todo eso y mucho más es lo que lleva el escritor por dentro y tú lo tienes. Tal cual como ese “ángel” que desde su infancia ya estaba ganado para trabajar por el bien de la ancianidad.

    Por eso fue que me pareció que podías entrar en esa convocatoria. Que lo hagas como María o Pluma Azul, eso no es relevante, lo importante es que lo hagas para que tengas la experiencia y luego, si te parece buena, compartirla, o si no, dejarlo pasar. Si te animas, voy a dejar de nuevo el enlace más abajo junto a mi correo.

    No obstante, es importante que sepas algo. Si hay una cosa que detesto, es a la gente que abusa de la confianza de los demás. Soy de los que cree que, mientras más confianza le dan a uno, más se debe respetar a quien te ha dado esa oportunidad. Pues bien. Contigo he descubierto que he caído en lo que detesto, es decir, he abusado de tu confianza. Puede que lo haya hecho de manera inconsciente, pero de que lo hice, lo hice. Te agradezco me perdones.

    Eso quiere decir que, si no entras en el foro, por cualquier razón, no te vayas a sentir en deuda conmigo. Todos tenemos muchas cosas que atender para estar buscándonos cosas que, no nos van a ayudar en lo inmediato y más bien nos van a estorbar. Así que, si no puedes. Tranquila, no necesitas explicarme más y te aseguro que no me sentiré resentido contigo por eso. Total: no ha pasado nada.

    Un abrazo y un beso y gracias por, a pesar de todo, ser mi amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es así, ALI, creo que este ALBEIRO se confundió de ubicación, para mi que estaba destinado a nacer en el cielo con dos alitas a la espalda y aterrizó en este mundo, para suerte de todos los que le rodearon, lo de él es mucho más que un don, que también, creo que es de una generosidad y madurez extrema, mucho más habiendo nacido donde nació, con tantas carencias y rodeado de toso lo que le rodeaba, mientras su compañeros se enrolaban en las bandas, él de buen samaritano con los ancianitos de la zona y haber seguido al pie del cañón toda su vida, ya digo, hacía tiempo que no me impresionaba una historia tantísimo. Y respecto de mi, eres muy generoso, creo que me miras con buenos ojos, porque no creo que tenga ningún don y menos para escribir, disfruto, y cuando disfrutas haciendo algo se nota, eso es lo que aprecias. Escribo como hablo y hablo mucho jajaja por eso escribo igual, desde luego que me gusta muchísimo escoger las palabras que creo encajan mejor para expresar algo cuando hago una entrada, pero como quien dibuja o pinta que también me gusta, por puro gusto.. fíjate soy muy, pero muy despistada, sin embargo, cuando llego a un lugar, se me va la mirada si un cuadro está torcido, si la gama de colores no es armónica o cosas así en las que nadie, con las palabras me ocurre igual, me gustan muchísimo. Algunas únicamente por su sonoridad, otras por el efecto o la imagen que sugieren, para mi escribir es muy sensitivo, por eso me gusta colorearlas y colocarlas de forma que dibujen lo que quiero expresar, a ver si esta noche termino una entrada de este estilo que tengo entre manos, pero es que últimamente ando liadísima y no doy abasto. Cuando pueda pasarme por el foro te aviso y me explicas, a ver si la semana que viene me es posible y mil gracias, de verdad me gustaría que el día tuviera 72 horas, pero tiene las que tiene y el trabajo y la vida van siempre delante del blog, no obstante de verdad te agradezco el interés y lo intentaré. Ah1 y tranquilo, no has abusado en absoluto, sólo has sido un tanto expansivo, nada más. No te preocupes. Un abrazo muy grande y gracias a ti por ser mi amigo, ALI, espero que tengas paciencia, porque soy muy tardona e impuntual, llega llego siempre, pero siempre tarde : )

      Eliminar
  47. Un abrazo para ti.
    Bonito homenaje a nuestros mayores.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias AMAPOLA, me alegro que te haya gustado. Una alegría volver a verte por aquí, un beso graaande cielo!

      Eliminar
  48. En mi país, Argentina, tuvimos un gran escritor, Adolfo Bioy Casares, cuyo libro "Diario de la guerra del cerdo" mostraba una sociedad en la que se mataba a los viejos. Por los años en los que se leía mucho no se imaginaba lo que vendría, realmente estamos viviendo esa guerra, la del abandono, es más, hoy tenemos un gobierno que ha declarado, sin pudor, que no es necesario ayudar a los viejos porque igual se van a morir, también han dicho que son el problema de la sociedad. No miento ni exagero.
    La anécdota del niño de 8 años es muy bella, muy tierna, un ejemplo a seguir.
    Es muy comprometida tu publicación, felicitaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido a tu casa OASVAL DO, lo conozco, me refiero al gran Bioy Casares, gran amigo de Borges e incluso, un grandísimo escritor español Vila Matas, escribió un grandísimo libro Montevideo, en le que une a Bioy Casares y a Cortázar.. no he leído nada suyo – meencantaría- pero de tantas referencias que he leído a otros sobre él, tengo la sensación de que le conozco ; ) Por lo que veo además de buen escritor, fue un visionario, porque casi casi estamos ahí, durante la pandemia casi sucedió de verdad, una verdadera tragedia, pero es que vivimos en una sociedad en la que o eres productivo, te mantienes joven y maravilloso y tienes éxito social o te tiran al cajón de la basura, somos así de necios y desagradecidos. Mucho me temo que el hoy presidente vuestro ahí, al menos en mi humilde opinión, tiene le perfil de todo lo que más detesto, justo de estos que piensan lo que te he comentado anteriormente, me gustaría a mi, ver a toda esta gente cuando les llegue la vejez, a ver si opinan igual. Me alegro te haya gustado, a mi también muchísimo escucharte, me parece una idea fantástica tu blog es casi como una especie de blog radiofónico, además con buena música, lo que más me gusta : ) Un cordial saludo de vuelta para ti y un placer encontrarte por aquí, mil gracias OSVAL DO!

      Eliminar
  49. Querida María: tus entradas siempre me hacen reflexionar. Conmovedora y muy bien traída la historia de Albeiro Vargas que desconocía por completo.
    "En todas las casas cuecen habas, y en la mía a calderadas" dice un dicho de mi tierra, supongo que cada familia tenga sus particularidades. No sé si llegaré a ser "vieja", pero cuando esta carcasa en la que habito deje de responderme y no pueda valerme por mí misma, no estoy segura de lo que quiero que hagan conmigo, si te soy sincera. O quizás si lo sepa... bueno, mientras llega ese momento, disfruto lo que puedo de la compañía de quienes han sido en mi infancia los ángeles que me cuidaron (mis padres) y del recuerdo amoroso y cuidado de otros ángeles (mis abuelos) que transcendieron y que sé que siguen custodiándome siempre.
    Abrazos infinitos, María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoola MAITE, disculpa mi tardanza en contestarte, últimamente – la verdad es que siempre- ando liadísima pero siempre es una alegría leerte y en esta ocasión saber que te ha gustado esta historia tan entrañable. La vejez es dura, vista en los demás, imagínate lo que será sentirla dentro de nosotros, creo que deberíamos prepararnos mentalmente, no sé cómo pero es importante aceptar una realidad ineludible, como lo es nuestra responsabilidad con los nuestros cuando van entrando en ella, que no tiene que ser tenerlos en tu casa, a veces aun queriendo es imposible, pero siempre se puede hacer una llamada, una visita, un ratito, algo que les haga sentir nuestro cariño, es lo que más demandan ellos y todo el mundo, si ellos nos lo dieron cuando lo necesitamos, es justo que les correspondamos de igual forma, lo contrario no es ser egoístas, es ser mala gente, creo yo al menos. En fin, tiene razón dejemos que la vida discurra y disfrutemos de lo que tengamos mientras los tengamos, otro beso inmeeenso de vuelta para ti, cielo!

      Eliminar
  50. Holaaaaaaaa, qué placer volver a estar en tu casita, mi querida tocaya, he estado mucho tiempo desconectada y tuve que cerrar el blog, pero ... ahora ya por aquí, para reencontrarme con personas tan cercanas y maravillosas como lo eres tú, de verdad, me alegra mucho.

    Y qué decir de aquellos tiempos de pandemia, qué bien lo has explicado, cuando tantos ancianos estaban olvidados en las residencias, y llega la pandemia y se les aisla sin poder abrazar a sus familiares, los que de algunos seguirían acordándose. Muy duro mantenerlos aislados. Pero más duro fue enterrar a tantos sin reconocer sus cuerpos, y enterrados en soledad. Fue terrible. No quiero ni acordarme.

    Ya veo que tú tienes a tu madre en casa. Como yo tuve a mi madre hasta el último de sus días cuidándola con todo mi cariño, que por cierto, mis hermanos querían llevarla a una residencia y yo me opuse totalmente. De eso hace ya fue antes de la pandemia, menos mal que la pobrecita no vivió esa dura experiencia. Hoy recuerdo a mi madre como si fuera ayer, la llevo siempre conmigo. Y aunque no puedo abrazarla, lo hago cada vez que pienso en ella, todos los días. Abraza mucho a la tuya, mi querida tocaya, que cuando se vaya, ya no podrás hacerlo.

    Me encanta esa frase de Ortega y Gasset, siempre tan reconocida, y bonita historia que has compartido.

    Que estés teniendo un feliz día, preciosa mía.

    Besos enormes muackssssssssssssssssssssssssssssssssssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoooola para ti tb , mi querida MARIETA! Cuánto me ha alegrado volver a ver revivir tu blog! Espero que lo que te ha mantenido alejada de él, se haya solucionado y tu vuelta sea definitiva, de todas formas entiendo que esta querida blogosfera nuestra está un poco de capa caída, supongo que un poco como el resto del mundo que parece que nos estamos viendo envueltos en un momento muy complicado a nivel planetario, que sumado a que no son buenos tiempos para el despliegue en letras a que estamos acostumbrados aquí suma para que todo este mundo se resienta, pero bueno, sea como sea lo importante es volver, yo misma estuve alejada varios años y ya ves, otra vez aquí. Siempre digo que no se puede marchar uno, de donde nunca sea ha ido así que bien vuelta a tu casa. Siento muchísimo lo de tu madre, pero es ley de vida, yo se que la mía se irá pronto, por eso descuida, que la mato a besos siempre que puedo, ahora que aun puedo. Tenemos que cuidar de los nuestros mientras aun los tenemos, después, sólo nos queda llorarlos y recordarlos con todo el cariño que se merecen. Un besazo inmeeenso preciosa, un gustazo volver a verte. Que tú tb tengas un días, semana y mes estupendísimo, a juego con lo estupenda que tú eres.. MuaaaaksS! : )

      Eliminar
  51. Qué emocionante toda tu entrada, María. ¿Ves? ¿recuerdas lo que en mi blog te respondí sobre "releerte"? pues ésta es una de esas ocasiones. Todo el post apunta directo al corazón y da en la diana. Desde tu decisión de tener a tu mamá contigo (así fue también mi decisión en su momento y fui muy feliz tratando siempre de que ella lo fuera). Cuando llegó el covid, todavía en pleno duelo por su partida algo más de un año antes, a mí me aliviaba mucho pensar que ella no tuviera que pasar por aquella extraña situación que nos envolvió en miedo y en incertidumbre. Extrañamente, me alegraba de que "no estuviera", de que ella no pasara por todo aquello.
    Y... ¿qué decir de la historia de Albeiro? que es realmente emocionante y que es todo un ejemplo para esta superficialidad y esta tibieza que nos contagia y nos aliena y nos hace vivir como si estuviéramos solos en el mundo. Qué ternura ver a esos niños trabajando con sus amigos de 90.
    Escribes precioso, María, porque sientes precioso; porque "de la abundancia del corazón, habla la boca".
    Este abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja ¡ cómo me gusta eso de releerme! Con lo que me enrollo con que consigáis leer toda la entrada ya me conformo, mi querida BISI, eres un cielazo. La verdad es que esta historia de ALBEIRO, a mi tb me tocó por dentro ¿ cómo no va a tocarte una historia tan extraordinaria de un niño que ha dedicado su vida y nunca mejor dicho a cuidar toda su vida de los ancianos? Mucho más en una situación tan precaria como la suya, sin duda absolutamente admirable. Respecto a tener a nuestra madres con nosotras, sinceramente aunque a veces es duro, porque al menos en mi caso mi madre es dependiente total, sí que es verdad que yo tb estoy feliz de hacerlo, no podría sentirme bien conmigo misma si no fuera así y sí, la pandemia fue durísima para los mayores y no sólo por los que se fueron, la soledad que tuvieron que soportar, sin la presencia de los suyos, en las residencias, en los hospitales, en sus casa sin la visita de sus familias, en fin, fue duro para todos pero para ellos muchísimo más. Gracias, de corazón, sobre todo porque sé que lo dices desde le tuyo y eso tb se nota en tus letras, mil gracias y un beso enoorme BISI!

      Eliminar